Los vecinos de Laguna denuncian una plaga de ratas en torno al lago

R. GRIS
-

El alcalde en funciones aclara que se trata de una especie protegida «y no se puede hacer nada» · Hay focos en otras partes del pueblo

Un roedor junto a la orilla del lago.

Los vecinos de Laguna de Duero llevan tiempo denunciando una plaga de ratas en las inmediaciones del lago que suponen un peligro para los menores e incluso para los adultos, que salen tanto de día como de noche a pasear por una de las zonas más emblemáticas del municipio. El alcalde en funciones, Luis Minguela, manifestó que se trata de ratas de agua, las que están protegidas y no se puede hacer nada para eliminarlas.


De esta forma, las quejas de los vecinos vienen motivadas porque los animales salen del agua y se pasean cerca de la orilla. Se da la circunstancia de que estos roedores son Arvicola sapidus, ratas de agua, que están protegidos y no se puede hacer nada para acabar con la plaga. Además, hay que tener en cuenta que muchos vecinos de Torrelago se acercan hasta la orilla para alimentar a los patos y esa comida sirve también para que estos roedores tengan comida.


No obstante, también existen otras zonas del municipio donde se ha detectado algunos focos de ratas más alejados del lago. En este sentido, el regidor indicó que desde el Ayuntamiento se hacen el doble de tratamientos anuales que los exigidos por la legislación vigente. «Hacemos muchos tratamientos, pero en algunas zonas hay humedad y se reproducen con mucha facilidad y no hay forma de erradicarlas».


De esta forma, los vecinos también manifiestan que se han visto ratas hasta en la avenida de Madrid y cerca del Colegio  de La Nava, donde también se han detectado algunos animales.

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Juan José Tomás-Biosca denunció que estas situaciones se han detectado y llevado al Pleno municipal en «muchas ocasiones». «Hemos detectado varios focos de ratas, pero siempre nos han contestado que se estaban tratando, pero las plagas no han tratado en ningún momento».


Tomás-Biosca indicó que estos animales suponen «un foco de infecciones» y un riesgo para los vecinos de Laguna de Duero. «El mandato ha sido muy largo y no se ha puesto remedio a este problema».