Sánchez exige a PP y Cs lealtad ante la crisis de Venezuela

SPC
-
Sánchez exige a PP y Cs lealtad ante la crisis de Venezuela - Foto: Javier Cebollada

El mandatario reclama a Casado y Ciudadanos que secunden las decisiones del Gobierno en política exterior, mientras llama al socialismo a votar el 26-M para no volver a la España de hace 40 años

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dejado por unos días sus viajes internacionales y presentaciones en el extranjero para centrarse en los pasos previos a las elecciones del 26-M, un momento determinante que algunos partidos de la oposición ya han afrontado, como es la presentación de los candidatos a las principales Alcaldías y Gobiernos regionales. Así, ayer participó en Zaragoza en un mitin junto con el vicepresidente primero de la Comisión Europea y candidato socialista a presidir la UE, Frans Timmermans; la aspirante a la Alcaldía de la ciudad, Pilar Alegría, y el postulante a revalidar el cargo de presidente de la Comunidad, Javier Lambán.
Sánchez aprovechó este acto para insistir en que la política exterior relacionada con la crisis de Venezuela es «una cuestión de Estado». En este sentido, exigió a los líderes de PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, que sean leales con el Estado para afrontar la actual situación del país sudamericano. 
El jefe del Ejecutivo se preguntó por qué «lo que es posible en Europa», no lo es también en España. «La política exterior respecto a Venezuela es una cuestión de Estado, por eso no les pido que apoyen al Gobierno, eso es imposible hablando de Casado y Rivera, pero les pido que sean leales con el país», señaló. Con esto, el mandatario se refería a la posición común que ha adoptado la UE, y más en concreto el Gobierno de España con Emmanuel Macron y Angela Merkel, al dar un ultimátum a Nicolás Maduro para convocar unas elecciones «libres, justas y transparentes». 
Sánchez explicó que los tres mandatarios, perteneciendo «a tres familias políticas distintas», se han puesto de acuerdo en una misma posición frente a la crisis en Venezuela y, sin embargo, en España no se haya logrado.