Joaquín Díaz: "Somos débiles como una caña"

César Combarros (Ical)
-

El músico y etnógrafo zamorano confía en que la situación sirva para reflexionar y así "elegir lo principal y dejar lo superfluo, lo que es una carga para nuestra existencia"

Joaquín Díaz: “Somos débiles como una caña"

Los días pasan para el etnógrafo y músico zamorano Joaquín Díaz en su hogar en Urueña, la vallisoletana Villa del Libro, uno de ‘los pueblos más bonitos de España’, desierto estos días de los turistas que habitualmente recorren sus calles llegados de todo el país. La Fundación que allí dirige permanece cerrada al público desde el pasado 12 de marzo, dos días antes de la declaración del estado de alarma, aunque la labor que desarrolla para preservar y difundir el patrimonio legado por la tradición sigue adelante a través de internet. 

¿En qué ocupa los días de confinamiento?

Los estoy ocupando con tareas diversas que tenía atrasadas. He escrito en este tiempo un libro sobre mi familia que había pospuesto no sé cuántas veces. Todas las investigaciones sobre mis antepasados que fueron a Méjico, sus aventuras… En fin, dentro de la gravedad de la situación me ha servido de ejercicio memorístico al menos.

¿Qué es lo que más echa de menos de cuando se podía salir a la calle?

Los viajes, y en particular una visita casi semanal a Valladolid. Reconozco que vamos a ahorrar mucho en gasolina pero confío en que las buenas costumbres de charlar con los amigos y compartir con ellos los quehaceres de cada día no se pierdan al imponerse por obligación distanciamientos.

Estamos en un momento en que todos, queramos o no, tenemos más tiempo para pensar. ¿Qué reflexiones le pasan por la cabeza ante la situación actual?

Que somos débiles como una caña, como decía Pascal. Y no hace falta que el universo entero se arme contra nosotros, porque una gota basta para liquidarnos. Menos mal que nos puede salvar que somos una caña pensante, como también escribió él, y eso me consuela. A ver si no se nos olvida.

Una crisis así puede suponer una catarsis. ¿Qué cosas sería preciso cambiar cuando esto quede atrás?

Me parece que nos ha podido la tontería, el supremacismo, la necedad cotidiana y, sobre todo, el desprecio por el conocimiento adquirido con esfuerzo. Vamos a intentar cambiar a mejor si no se tuercen las cosas y, principalmente, a tener criterio para elegir lo principal y dejar lo superfluo, lo que es una carga para nuestra existencia y además nos perjudica como sociedad.



Las más vistas