La jornada continua casi hace pleno en los centros públicos

P. Velasco
-

Este tipo de horario, que se está consolidando en los concertados, está implantado este curso en 752 centros de educación Infantil o Primaria sostenidos con fondos públicos

Padres de un centro concertado de Palencia votan para elegir el tipo de jornada que quieren para sus hijos - Foto: Eva Garrido

En enero del año 2000, tan solo 29 centros de educación Infantil yPrimaria de las provincias de Ávila, Salamanca, Segovia y Valladolid contaban con jornada escolar continua, ya que en esos momentos el modelo más habitual era el de clases por la mañana y por la tarde. Casi dos décadas después, este horario se ha convertido en casi residual en los centros públicos de la región y se consolida con el paso de los años en los colegios privados concertados. Un cambio justificado por motivos pedagógicos, conciliación familiar o más tiempo de descanso para los pequeños y que está en manos de los padres, los que tienen la última palabra al respecto del horario escolar.
En concreto, la jornada continua está implantada este curso escolar 2018-2019 en 752 centros de Infantil yPrimaria sostenidos con fondos públicos, de los que 620 son públicos y 132 privados. Este horario es mayoritario en los colegios públicos de la Comunidad, alcanzando ya al 93,2 por ciento y se mantiene únicamente en 44 centros, casi todos ellos ubicados en pequeños núcleos de población que son CRA, según los datos facilitados por la Consejería de Educación.
Por provincias, la jornada continua en colegios públicos llega al cien por cien de las escuelas de Ávila, mientras que en Salamanca se sitúa al 99 por ciento y en Valladolid al 97,3. A cierta distancia se mantienen las provincias de Soria (81 por ciento) y Burgos (80).
La jornada escolar continua en los centros concertados se acerca al 76 por ciento y destaca en las provincias de Zamora, donde el cien por cien tienen este horario, y Salamanca, con el 96,3; por el contrario, la implantación de este horario en León se está produciendo más lentamente con el 42,3 por ciento de los colegios.
El 60% se autoriza.

En la última década, 265 centros escolares de Infantil yPrimaria han obtenido la autorización para cambiar de la jornada partida a la continua. Desde la Dirección General de Política Educativa Escolar señalaron que alrededor del sesenta por ciento de los centros que han iniciado el procedimiento de modificación de la jornada escolar en la presente década han obtenido autorización para implantar la continua. El mayor número de peticiones se registraron durante los cursos 2010-2011 y 2011-2012.
El procedimiento para poder autorizar el cambio de modelo de partida a continua debe contar con la aprobación inicial del consejo escolar del colegio. «Adoptada esta decisión, el equipo directivo, con la colaboración del profesorado y representantes de madres y padres, elaborará un ‘proyecto de modificación de la jornada escolar’ que será dado a conocer a la comunidad educativa y deberá ser aprobado por mayoría del claustro de profesorado antes de la finalización del primer trimestre del curso escolar», explicaron desde la Consejería.
Durante el mes de enero se realizará una consulta a los padres o tutores sobre su conformidad con la modificación de la jornada escolar y para el cambio se considere aprobada por ellos, deberán participar en la consulta un mínimo de dos tercios del total del censo y dar su conformidad dos tercios de los participantes.
Finalmente la Junta resolverá las autorizaciones de modificación de la jornada escolar, por dos cursos, antes de la apertura del plazo para la libre elección de centro. A partir del segundo curso autorizado, los titulares de las direcciones provinciales de Educación podrán autorizar sucesivas prórrogas. En cualquier caso, ante el incumplimiento de los requisitos establecidos en la normativa de aplicación, se podrá revocar la autorización del modelo de jornada concedido inicialmente.
Desde la Consejería de Educación destacaron que este procedimiento ofrece «las garantías necesarias» para que las decisiones de los centros sobre el modelo de jornada, «dada la trascendencia para las comunidades educativas», sea representativa de amparar tanto la voluntad de la mayoría como de eventuales minorías. «La decisión adoptada sobre una mayoría reforzada de participación, en la consulta a las familias sobre el cambio del modelo de jornada, es una medida que trata de promover una cultura de la participación y el consenso», aseguran las mismas fuentes.
Sin preferencias.

Desde la Consejería de Educación incidieron en que no se toma partida por un modelo de jornada escolar, sino que vela porque se cumpla la normativa vigente, estimando más adecuado el que sean las propias comunidades educativas, «por el mejor conocimiento de su realidad», las que tengan una función «prioritaria» en la determinación de la jornada escolar que mejor se adapta a las circunstancias de cada centro.
La decisión del centro, acordada con el máximo acuerdo, tiene presente los intereses y las necesidades de la mayoría del alumnado así como la condición de servicio público de la educación y, además, no atiende a criterios exclusivamente pedagógicos y de competencias propias de la autonomía de cada centro, sino también sociológicos y de conciliación laboral y familiar, señalaron las mismas fuentes.
También desde Escuelas Católicas de Castilla y León manifestaron su respeto por la decisión de cada centro, aunque sí apuntaron que la tónica que se sigue en la Comunidad es la jornada continua, aunque destacaron que ya hay países de la Unión Europea donde se vuelve a apostar por la partida, como es el caso de Alemania, donde el 33 por ciento de los centros de Primaria ofertan esta opción, o Austria, donde es el 22 por ciento. «Esto va por ciudades y barrios, pero es verdad que cuanto más amplía sea la oferta en cuanto a jornada, mucho mejor para las familias», resalta Leandro Roldán, secretario autonómico de la patronal de centros concertados católicos.
Desde los centros públicos, Marina Álvarez, presidenta de la Confederación de Federaciones de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Centros Públicos de la Comunidad, reclamó una mayor oferta de extraescolares y mucho más «actualizadas», ya que considera que se ha producido cierta relajación por parte de los colegios en este sentido.