Facebook, entre lo social y la política

María albilla (SPC)
-
Facebook, entre lo social y la política

La plataforma cumple 15 años muy alejada del objetivo con el que nació. Ha pasado de ser una herramienta universitaria a una red capaz de influir en las elecciones de EEUU o el Brexit

Hace 15 años Facebook daba sus primeros pasos. Internet empezaba a coger fuerza entre la población y la interrelación con otros usuarios del ciberespacio se convertía en una realidad impensable poco tiempo atrás. Los likes y los followers no tardaron en convertirse en parte de una jerga impronunciable para los padres de aquellos jóvenes usuarios que, con el tiempo, acabaron creando también sus avatares digitales.
Las fotos compartidas de las reuniones con amigos, los grupos con los compañeros de clase, las imágenes más espectaculares de las vacaciones, canciones, noticias o incluso las declaraciones de amor más ñoñas iban despertando la curiosidad de usuarios activos y de otros simplemente cotillas haciendo que la idea creada por Mark Zuckerberg en la Universidad de Hardvard, en Estados Unidos, alcanzara en muy poco tiempo una popularidad nunca vista hasta el momento en el mundo de internet. 
Facebook acabó saliendo a Bolsa en 2012 y protagonizó el mejor estreno de una empresa de Internet en Wall Street. La red social fue valorada en 80.000 millones de euros. Sin embargo, sus acciones comenzaron a caer durante los tres días siguientes. Una constante de subidas y bajadas que se mantiene en la actualidad, ya que ahora Facebook ha traspasado la línea roja del entretenimiento para convertirse en una poderosa arma mercantil y política.
Su creador, uno de los hombres más ricos del mundo, se convirtió incluso en protagonista de su propia película. «No se hacen 500 millones de amigos sin hacer unos cuantos enemigos». Con esta frase se promocionó en 2010 La red social, el largometraje que contaba la historia de Zuckerberg y los problemas legales a los que tuvo que hacer frente para quedarse él solo con una marca que en un principio compartía con Eduardo Saverin, Andrew McCollum, Dustin Moskovitz y Chris Hughes, sus compañeros de habitación en la universidad.