La UVa investigará los restos hallados en la cueva oscense de Els Trocs

eldiadevalladolid.com
-
Firma del convenio entre la UVa y la la Asociación Trashumancia y Naturaleza.

La Asociación Trashumancia y Naturaleza financiará la campaña que se desarrollará en julio

El equipo de investigación dirigido por el profesor de la Universidad de Valladolid (UVa) Manuel Rojo Guerra continuará sus investigaciones y excavaciones en la cueva de Els Trocs (Huesca), que ha permitido constatar una actividad trashumante desde hace casi 7.500 años, y recorrerá 100 kilómetros por cañadas o ‘cabañeras’, término por el que se conocen en Aragón.
Precisamente para financiar estas excavaciones el rector de la UVa, Daniel Miguel San José, y el presidente de la Asociación Trashumancia y Naturaleza, Jesús Garzón Heydt, firmaron ayer un convenio por el que esta organización aporta 12.000 euros, además de colaborar con otra parte de la investigación que supondrá el recorrido por caminos trashumantes.
«Siembre es importante saber de dónde venimos y quiénes somos», señaló Daniel Miguel respecto a este tipo de investigaciones, mientras que Jesús Garzón incidió en que este trabajo haya permitido conocer que en Aragón las cañadas tienen incluso una tradición anterior a la Mesta castellana, ya que se remonta a hace casi 7.500 años.
El profesor Manuel Rojo, por su parte, agradeció una colaboración sin la que, según valoró, esta campaña no se habría podido excavar y continuar con el trabajo en la cueva citada, el lugar «estrella» en el que llevan a cabo un trabajo investigador que tiene su origen en el intento por analizar la introducción de la agricultura y la ganadería en la Península Ibérica. La próxima campaña tendrá lugar del 15 al 30 de julio y participarán unas 20 personas, según informó Europa Press.
Hasta el momento en la cueva se han encontrado 23.000 restos, entre el 80 y el 90% de ovejas y cabras, lo que da idea de esa orientación fundamental de la cueva hacia el pastoreo, además de servir en algún momento posterior (en el Paleolítico) como osera, motivo por el que se cierra, ya que por la zona habita algún oso. También se han hallado restos de al menos siete humanos con signos de violencia, lo que Rojo atribuyó a una época en la que se conquistó el terreno para la actividad trashumante.
Los análisis de los restos, de las materias primas líticas y de las cerámicas halladas indican que los pastores neolíticos iniciaron y diseñaron unos caminos que, con ligeras modificaciones, se han mantenido en el uso hasta el presente.