Un lugar de encuentro

Manuel Belver
-
Iñaki Martín, en El Colmao de San Andrés, lugar de encuentro de amigos - Foto: Jonatan Tajes

Entrenador trotamundos, donostiarra pero pucelano de corazón

1. Colegio San José (plaza Colegio Santa Cruz, 9). Iñaki Martín llegó desde los Maristas de San Sebastián y, aunque empezó en ellos en Valladolid, entró en el Sanjo en segundo de Primaria: «Y allí me quedé hasta COU». Fue su colegio, donde conoció a los que hoy siguen siendo muchos de sus amigos; donde empezó a jugar a baloncesto y a entrenar. «Me marcó mi paso por allí», reconoce un técnico que ya entrenaba a Mini en su etapa de jugador infantil.
2. Polideportivo Pisuerga (plaza Méjico, 1). Su otra casa, donde pasó a entrenar a la cantera desde el colegio San José. Primero dirigió a la generación del 82 cuando eran cadetes y allí estuvo hasta que por sus manos pasó la del 87. «Me marcó para toda la vida este pabellón», reconoce. Porque después de un periplo lejos de casa volvió a la pista de la mano de Fisac, como su segundo; y porque acabó dirigiendo al equipo de su ciudad en ese polideportivo. «No se entiende muchas veces el salir de mi casa y no ir allí», sentencia.
3. Polideportivo Ponce (calle Tres Amigos, 7). Más que por el sitio es por lo que significa para él: «Lo que valoro es la confianza que tuvo en mi ese club como la estructura de familias». En sus manos pusieron el proyecto masculino de Ponce, logrando plantar cara a todos los clubes de la Comunidad. «Es mi casa, por esa confianza, porque era una familia, por los amigos...», señala, recordando a Chuchi, Berta, Tató...
4. El Colmao de San Andrés (calle del Párroco Domicio Cuadrado, 3). Lugar de reunión con sus amigos, «de encuentros a corazón abierto». Aseguraba que después de los partidos acudía a este mítico establecimiento hostelero de la ciudad a olvidarse de todo lo vivido en las pistas. «Seguimos yendo hoy en día con los amigos del colegio: «Juan y Maite lo llevan muy bien».
5. Plaza Mayor. Asegura que para los vallisoletanos que están trabajando fuera de la ciudad, la Plaza Mayor es el lugar de vuelta a casa: «Cuando vine en Navidad, fue lo primero que fui a visitar». A Iñaki le gusta pasear por su ciudad, acercarse al que es el corazón de la misma, tomarse unas cañas... «unos mejillones en la Mejillonera, una Sepia...»; y tiene claro que la Plaza Mayor es el «rincón de sentirte pucelano, vallisoletano».
6. Restaurante Vinotinto (calle Campanas, 4). Dos cosas le acercan a este establecimiento. Una el cocinero, Pablo del Cura: «Fue un muy buen jugador en la etapa formativa, llegó a 1ª y una lesión le impidió ser profesional». La otra es la comida: «La carne y el pulpo a la brasa me chiflan. De hecho siempre que consigo un éxito y vuelvo a casa, me gusta acudir allí a celebrarlo con familia, pareja o amigos».
7. Plaza Circular. Y su entorno. Porque es su barrio. Allí vivió con sus padres la infancia y creció, pasando de ser un niño a un adolescente. «La plaza, la calle Acibelas...», va relatando: «Allí me hice mayor». Y pone un ejemplo de lo que significa para él: «Hace poco vi un tuit en el que hablaban de mí y acababan diciendo algo así como ‘eres de Valladolid, de la Circular’, y me gustó verlo».
8. Universidad Europea Miguel de Cervantes. Asegura que fue mal estudiante por momentos, pero en la UEMCse licenció en Ingeniería Técnica Informática: «Sobre todo destacar al profesorado, que empatizaba muy bien con el alumnado». Esos profesores le permitieron compatibilizar su carrera profesional con esos estudios. E incluso acabó dando alguna charla y ponencia en la propia Universidad.
9. Plaza de San Miguel. Recuerdos de su etapa de adolescente a universitario, zona de fiesta con los amigos, pero también de primeras responsabilidades, al trabajar en la hostelería del lugar para sacar algo de dinero con el que poder sufragarse sus gastos. «Me puse a trabajar por las tardes y las noches por la necesidad de tener dinero», asegura.
10. Federación de Baloncesto de Castilla y León (Pasaje Marquesina, 7). El local donde se ubica la Federación Regional y la Delegación Provincial marcó también parte de su vida, sobre todo en cuanto a su carrera deportiva. «Luis Peña, Manjarrés, Miki, Pepe Moratinos, Óscar Castañeda... son muchos los nombres de la gente de allí, hoy ya amigos», concreta Iñaki. Porque por allí ha pasado y sigue pasando siempre que puede, porque estuvo con las selecciones territoriales; y porque desde allí siguen contando con él en sus etapas en Valladolid, para impartir algún clínic o charla de... baloncesto.