Las DO recuperan mercado y vuelven a subir sus ventas

P. Velasco
-

Ribera del Duero, Rueda, Toro y Bierzo, que acaparan el 98% de las contraetiquetas emitidas, reconocen que afrontan «un momento clave»

Las DO recuperan mercado y vuelven a subir sus ventas

Las principales denominaciones de origen de Castilla y León recuperan mercado y volvieron a subir sus ventas durante el año pasado tras la caída registrada en 2018 por el descenso de producción. Los datos de contraetiquetas emitidas por los diferentes consejos reguladores de las marcas de garantía más importantes de la Comunidad reflejan la recuperación de la actividad comercializadora, con más de 210.200.000 tirillas durante el año pasado, aunque no alcanzan las cifras históricas de 2017.
Ribera del Duero, Rueda, Toro y Bierzo no son las únicas que han crecido en ventas durante el año pasado, ya que otras más pequeñas como Tierra del Vino de Zamora y Cebreros también han experimentado un incremento, mientras que otras como Cigales se mantienen en cifras similares a las 2018 con 3.800.000 tirillas emitidas.
La Denominación de Origen Rueda, con bodegas principalmente en las provincias de Valladolid y Segovia, se sitúa como líder en contraetiquetas emitidas y desbanca a Ribera del Duero, ya que finalizó el año con datos de consumo históricos. Durante 2019, Rueda entregó a las bodegas inscritas 92.819.064 contraetiquetas para la comercialización de sus vinos en el ámbito nacional e internacional. «Es muy gratificante ver cómo los consumidores continúan apostando por nuestros vinos, gracias al incansable trabajo de nuestras bodegas y viticultores, para sorprenderles con elaboraciones especiales y ofrecer siempre la máxima calidad», señaló la presidenta de esta DO, Carmen San Martín.
Al analizar los datos de la última década, las cifras avalan la trayectoria creciente que sigue Rueda. En 2010 se superaron por primera vez los 50 millones de contraetiquetas. Desde entonces, el incremento en ventas ha sido del 84,96 por ciento, como informa el consejo regulador en un comunicado. De esta forma, Rueda se enfrenta ahora al reto de aplicar el nuevo pliego de condiciones que, entre otras novedades, establece una sola tirilla para los vinos blancos tranquilos, y permite nuevas variedades, como la Viogner y la Chardonnay.
La segunda en número de contraetiquetas emitidas es Ribera del Duero, que creció un 10,7 por ciento el año pasado respecto a 2018. De esta forma, la denominación recupera las cifras ascendentes de los últimos años tras el descenso registrado en 2018 por el descenso de la vendimia registrado en 2017 por las adversas condiciones meteorológicas. Por tipo de vino, la mayor parte de las ventas se corresponden con vinos jóvenes, con más 62,6 millones de contraetiquetas emitidas, seguidos de los crianzas con 20,1. En ambos casos, el crecimiento de las ventas en el exterior de los caldos elaborados en estas zonas vitivinícolas ha sido clave, a lo que se suma la recuperación del mercado interno.
Bierzo y Toro

Este crecimiento se ha trasladado a otras comarcas de la Comunidad como Bierzo o Toro. La primera de ellas cerró el año pasado con nueve millones de botellas vendidas, un 8,6 por ciento más que en 2018, según fuentes del consejo regulador. La presidenta del organismo, Misericordia Bello, destacó el «momento clave» que afronta la DO, con una «tendencia clara» al incremento de ventas. «Creemos que podremos seguir creciendo en los próximos años», auguró.
En concreto, durante el pasado ejercicio se vendieron un total de 8.862.647 botellas, 703.230 más que en el año 2018. Los meses con mayor actividad comercializadora fueron abril y diciembre, con alrededor de un millón de botellas vendidas respectivamente.
De cara al año que acaba de empezar, el Consejo Regulador prevé una intensa actividad, ya que será el primer año en el que verán la luz los nuevos vinos de Villa y Paraje, de acuerdo con el nuevo pliego de condiciones aprobado por el Ministerio de Agricultura el pasado año. «Nos movemos en un nuevo y estimulante escenario tras la puesta en marcha y aprobación de la zonificación, lo que podrá suponer un nuevo espaldarazo en ventas e imagen de marca en el futuro próximo», valoró Bello.
La Denominación de Origen Toro repite esta evolución positiva, con un incremento en las ventas del 10,29%, hasta superar los 15,1 millones de botellas comercializadas, según los datos facilitados por el consejo regulador. «Cabe destacar el aumento de la comercialización de los vinos con la contraetiqueta de Reserva, en la que se produce un aumento del 20 por ciento con respecto al periodo anterior», según precisó su presidente, Felipe Nalda. «Esta subida se debe a que Toro es una zona de grandes vinos que además cuenta con una gran aceptación en el mercado», añadió.
Otras zonas vitivinícolas

La buena situación que atraviesan las grandes zonas vitivinícolas de Castilla y León es extrapolable a las más pequeñas, que también han vivido un 2019 en el que se beneficiaron de un crecimiento de las ventas. Aunque no todos los consejos reguladores han cerrado los datos sobre contraetiquetas emitidas, algunos como la denominación Tierra del Vino de Zamora sí han constatado ese crecimiento, pasando de las 173.400 contraetiquetas de 2018 a las 235.800 del año pasado. Un aumento que acusan a la mayor demanda en el mercado del vino y una buena labor de promoción de sus caldos. También Cebreros, una de las denominaciones más jóvenes de Castilla y León, registró un aumento, contabilizando 360.000 tirillas, un 33 por ciento más.