Cinco rutas del bus de la Diputación circulan sin viajeros

R. Gris
-
Conductores y usuarios se conocen a la perfección al verse casi todas las semanas - Foto: Jonatan Tajes

Cinco de los recorridos del transporte a la demanda y regular de la provincia no llegan ni a un solo usuario en cada viaje. La institución se plantea reestructurar una línea. Solo dos de las 37 líneas del bus de la Diputación superan los diez viajero

Solo dos de las treinta y siete líneas de transporte de la Diputación de Valladolid en la provincia supera los diez viajeros por trayecto, mientras que en la mayoria del resto de casos las medias están por debajo de los cinco usuarios. La Diputación se encuentra ahora con el dilema de reestructurar este servicio básico para los habitantes del medio rural o darle continuidad, ya que el próximo 1 de abril vencen todos los trayectos que actualmente están en funcionamiento. 
La institución ha elaborado un documento, al que ha tenido acceso este periódico, donde pone de manifiesto que 30 de las líneas regulares y a la demanda que recorren los pueblos de la provincia a diario ni siquiera llegan a los cinco usuarios en cada uno de los viajes?. La previsión, teniendo en cuenta los usuarios que vienen usando cada una de las líneas, es que todas sean deficitarias durante el próximo año en el caso de renovarse el servicio a partir de abril e incluso en algunos casos el coste para la Diputación se aproxima a los 40.000 euros. 
En alguna de esta rutas de transporte regular se ha dado la circunstancia de que ha sido el conductor del microbús el único ocupante del vehículo, ya que las medias de ocupación que maneja la Diputación no llegan ni siquiera a un usuario por viaje. 
No obstante, la Diputación, según el documento previo a la toma de decisiones que tendrá lugar en el pleno ordinario del mes de marzo, entiende que ninguna de estas líneas debe ser suprimida. Únicamente plantea alguna modificación o reestructuración en la línea 59 que une la capital con Traspinedo todos los lunes, miércoles y viernes, con un grado de ocupación de 0,94 usuarios por trayecto. Cabe pensar, como ya ha ocurrido en otros recorridos, que se reducirá el número de días por semana. 
La previsión total que realiza la Diputación para el transporte regular y a la demanda es que tenga un déficit desde el 1 de abril hasta el 31 de marzo de 2020 de 215.790,73 euros, lo que supone que la institución provincial tendrá que continuar subvencionando a los operadores para que sigan prestando el servicio. 
Los datos que maneja el equipo de Gobierno indican que solo las líneas que cubren los trayectos entre Villafranca de Duero y Medina del Campo y entre Valladolid y Tordesillas están funcionando razonablemente bien. Se da la circunstancia de que este último servicio comenzó a funcionar en abril de 2018 para poder cubrir la necesidad de regresar a última hora de la tarde desde la capital hasta Tordesillas para trabajadores y estudiantes y es el trayecto que mejor está funcionando con 23,?8 usuarios de media, aunque a pesar de este buen comportamiento tendrá un déficit de 6.448 euros hasta marzo de 2020. 
En el caso del trayecto entre Medina y Villafranca, es un servicio que proviene del transporte a la demanda que suprimió la Junta de Castilla y León y recuperó la Diputación. El número de viajeros transportados se mantiene constante desde su reposición. Se han transportado un total de 5.539 viajeros desde el inicio de los servicios con una media de 10,2. 
El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, siempre ha defendido el transporte, tanto regular como a la demanda, en los municipios como uno de los servicios básicos incluso llegando a compararlo con los servicios sociales debido a la independencia que ofrece a los vecinos del medio rural. Por ello, el equipo de Gobierno nunca se ha llegado a plantear la supresión de las líneas con menor número de usuarios. 
Cinco de los trayectos que actualmente viajan por la provincia no llegan ni siquiera a un solo usuario de media y, sin embargo, el autobús continúa haciendo estos recorridos todas las semanas. Se trata de las líneas entre Traspinedo y Valladolid (0,94), Tórtoles de Esgueva-Valladolid (0,78), Ciguñuela-Valladolid (0,70), Robladillo-Valladolid (0,33), Valoria la Buena-Cigales (0,64). Se da la circunstancia de que los peores registros llegan en conexiones entre pueblos del alfoz y la capital. 
 El peor dato en este sentido se produce en la línea 53 que une Robladillo con la ciudad. Este servicio comenzó a funcionar en abril de 2017 y ya entonces la Diputación verificó el bajo uso de la línea y se realizó una modificación en octubre suprimiendo uno de los tres días de servicio y eliminando los servicios de por la tarde de todos los días. En abril de 2018 se procedió a reestructurar nuevamente los horarios y a prolongar la ruta hasta Valladolid para no tener que realizar un transbordo en Simancas. La media de viajeros tras esta reestructuración se sitúa en 1,08 viajeros por trayecto. 
La línea entre Valoria y Cigales comenzó a funcionar en septiembre de 2016. Tras su puesta en marcha se suprimió el servicio uno de los días (los martes desde el 1 de abril de 2017) y se ajustaron los horarios dada su baja utilización. Tras constatar que tampoco se lograba mejorar el resultado de la ruta se procedió a suprimir los servicios de por la tarde desde octubre de 2017. Posteriormente se volvió a recuperar el servicio de por la tarde pero llegando hasta Valladolid. La media de viajeros tras esta última modificación ha subido hasta 1,76 viajeros por expedición. La previsión para el próximo año es que tenga un déficit de 9.707 euros. 
zona de medina. Por el contrario, en la comarca de Medina del Campo operan dos de las líneas con mejor comportamiento de la provincia. La línea 12 une la Villa de las Ferias con Fresno el Viejo y la 14 viaja hasta Villafranca de Duero. Esta última tiene una media de 7,45 viajeros por trayecto, mientras que la primera es una de las dos existentes en la provincia que tiene más de diez usuarios en cada uno de los trayectos. 
La zona de la provincia que tiene un comportamiento mejorable en este sentido es Tierra de Campos, donde la inmensa mayoría de las líneas no superan los cuatro usuarios en cada uno de los trayectos y en muchas ocasiones los conductores viajan en solitario. Aunque esta circunstancia no es exclusiva de la zona norte de la provincia, ya que algunos servicios del alfoz, como el que se presta entre Laguna de Duero y Viana de Cega únicamente tiene una media de 1,4 viajeros por trayecto, con una previsión de déficit para este año de 8.977 euros.