«La falta de compañerismo resta fuerza a la huelga»

I.A:
-
Rodríguez, Javier Herrador y Fernando Feliz, los tres examinadores en huelga. - Foto: J.T.

Valentín Rodríguez • Delegado de examinadores de autoescuela

Un mes después de comenzar la huelga de examinadores de autoescuelas, los avances en las mejoras que reivindica el colectivo son escasos. Se han topado «con la indiferencia» de la Dirección General de Tráfico, y, en Valladolid, con la «falta de compañerismo» que han descafeinado un tanto las medidas de fuerza pero que, aun así, se han traducido en 400 pruebas aplazadas.
A día de hoy, ¿en qué punto se encuentran sus propuestas?   
A nivel provincial no estamos teniendo mucha fuerza porque de siete examinadores que somos solo estamos secundando la huelga  tres, pero a nivel nacional la respuesta está siendo muy positiva con un paro que alcanza el 70 por ciento. Apoyamos las reivindicaciones que están haciendo nuestros compañeros, pero las perspectivas son de indiferencia total por parte de nuestra Dirección General de Tráfico (DGT). Creemos que les importamos poco que se estén paralizando exámenes porque hubieran puesto un poco más de interés. Está propuesta una manifestación el próximo día 21 en Madrid, en la que el paro será completo y no parcial como está siendo hasta el momento.
Sus reivindicaciones las resumen en cuatro puntos...
Adecuación del complemento específico de peligrosidad y penosidad a nuestro puesto de trabajo. Otro es la entrega del resultado de la prueba en diferido, debido a las múltiples agresiones que recibimos. Reducción de las pruebas. Examinamos a 13 diarios y pedimos que sean 12 debido al protocolo que tenemos que lleva a cabo. Y por último, el carácter público de los exámenes y la profesionalidad del examinador, crear una escala específica, dotarla de más calidad y formación.
De los cuatro puntos, el que más polémica está levantando es el de no dar la nota después del examen...
Es un punto más, yo le doy la misma importancia que el resto, si bien puede que sea el que más impacto social está teniendo. Queremos dar, y no nos negamos, a ello las explicaciones al aspirante después del examen, pero el resultado que se dé al día siguiente o lo dé el profesor de la autoescuela una vez que nosotros nos hayamos marchado. En Francia lo dan a los dos días, lo comunican por correo, algo que en la propia DGT desconocen. Esto evitarían las múltiples agresiones que se están sufriendo.
La DGT, si bien condena las agresiones, se escuda en que el número no es representativo al registrarse 25 de dos millones de pruebas. En Valladolid, en lo que va de año, no ha habido ninguna.
Físicas, algunas aunque han sido evitadas por la presencia de la Guardia Civil. Uno de los examinadores, que por cierto no ha secundado la huelga, tuvo hace poco un episodio con un alumno que ya había suspendido y que le había amenazado si volvía a suceder lo mismo. Al terminar el examen el padre estaba esperando con un cuchillo, pero gracias a la intervención de la Guardia Civil no sucedió nada.
Verbales muchas. Raro es el día que no tenemos que soportar portazos, insultos, pero bueno eso lo vas llevando como buenamente se puede.
Hay quien dice que es algo inherente a su puesto, al igual que los maestros, médicos, etc.
Lo asumimos, al igual que la peligrosidad y la penosidad, pero lo que queremos es que se reconozca y que se evite en la medida de lo posible. Es muy fácil evitarlo. Es verdad que nos dicen que demos el resultado en sitios seguros, pero con el tiempo que tenemos no nos podemos ir a dar los resultados a una comisaría o un cuartel de la Guardia Civil porque no podríamos examinar a todos. La vía es la que he mencionado antes, dar las explicaciones al alumno, pero no dar el apto o no apto.
Se que no es una pregunta para usted, pero que más de la mitad de la plantilla no haga huelga es significativo, ¿por qué cree que lo hacen?
Estamos muy sorprendidos por esta falta de compañerismo con el resto de los examinadores de España. Sus razones tendrán...  quizá los descuentos que nos hacen cada jornada de huelga puede ser uno de los argumentos. No se han pronunciado, ellos sabrán. Los tres que la hacemos somos los más veteranos, los que menos tenemos que ganar en esto pero por compañerismo y porque creemos que es necesario lo hacemos.
En Salamanca el seguimiento es del cien por cien...
La conciencia que hay de lo que es nuestro puesto de trabajo y de lo que estamos peleando para mejorar el día de mañana. Quizá los de aquí no lo ven así o prefieren que sean otros los que tiren del carro.
En una guerra siempre hay prisioneros. En este caso son las autoescuelas y, sobre todo, los alumnos...
Y lo sentimos por ellos desde luego. Por suerte la gente es comprensiva y piensan que las reivindicaciones que tenemos son justas y lo aceptan. Es verdad que, aunque ahora mismo el volumen de exámenes no es muy elevado, siempre se genera trastorno a alguien. Procuramos dar las explicaciones a quienes les afectan, pedirles disculpas, pero tienen que entender que en situaciones de huelga siempre hay damnificados.
Llevan mas de un mes de huelga, ¿ven una solución a corto plazo?
Lo veo complicado porque veo una indiferencia total en la DGT. Creo que quieren privatizar el servicio. No están cubriendo las plazas que se necesitan, ni se nos está dando la formación exigida por ley. No creo que me equivoque mucho si digo que todos los examinadores de España con arreglo al Reglamento General de Conductores estamos inhabilitados para examinar. Imagina que todos los exámenes se impugnan... ¿qué pasaría? Cada cuatro años hay que hacer un curso de reciclaje, sin él no estamos habilitado para ello. Llevamos seis años sin recibir uno.  Hay examinadores que están examinando camiones sin tener el carnet de camión. Además nos obligan, si un alumno suspende en el minuto dos tenemos que agotar todo el tiempo del examen y es absurdo.
El siguiente paso...
Se habla de huelga total... Veremos a ver qué sucede.