La CVE pide menos presión inspectora

Ical
-

Critican que las empresas de Castilla y León soportan una presión inspectora superior a regiones vecinas que ahuyenta a los inversores. Los empresarios y el PSOE confirman que el traslado a los nuevos talleres de Renfe empezará el lunes

La CVE pide menos presión inspectora

La presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángel de Miguel, criticó hoy que la presión inspectora laboral a las empresas de Castilla y León es superior a la de otras regiones colindantes, un escenario que ahuyenta en muchas ocasiones a los inversores, tal y como denunció, tras mantener una reunión de trabajo con el cabeza de lista del PSOE por Valladolid al Congreso, Javier Izquierdo, en la primera que la patronal mantendrá con representantes de los grupos políticos que concurren a las elecciones generales del 28 de abril.

De Miguel expuso a Izquierdo, que en los últimos diez meses ha sido secretario general de Infraestructuras en el Gobierno presidido por Pedro Sánchez, dos de las preocupación de la CVE en la actualidad. En primer lugar, citó el absentismo laboral y, en segundo, la presión de la inspección laboral y fiscal en Castilla y León, en comparación con otras comunidades autónomas limítrofes y que empuja a muchas firmas a irse a esos territorios.

“Ha provocado que las grandes consultoras descarten inversiones internacionales en la Comunidad por esta presión”, argumentó la presidenta de los empresarios vallisoletanos, quien puso como ejemplo que “todos los años las empresas regionales tienen al menos una, mientras que en Madrid, a lo mejor una cada diez años”. “No es por la sanción, porque casi todas superan el trámite, sino la dedicación del personal que debe preparar la visita de la inspección, un coste añadido que Madrid no tiene”, denunció. Al respecto, reclamó “igualdad” en este concepto, más si cabe cuando es una competencia estatal, no autonómica.

Además de esta queja, De Miguel planteó a Izquierdo otras medidas enmarcadas en la propuesta de la CEOE sobre rebajas fiscales que “ayuden a crecer” a las empresas, “sin perder de vista a las pequeñas y medianas, columna vertebral de la economía y del tejido de la sociedad española”. También solicitó la introducción del denominado ‘Test pyme’ “para evaluar la afección en las pymes de las nuevas regulaciones antes de su aplicación”.

Igualmente, el documento cita la disminución de cargas administrativas y costes laborales, mayor flexibilidad interna, reforzar políticas de empleo, incrementar la lucha contra el fraude y configurar un sistema de contratación adaptado a las necesidades de empresarios y trabajadores, entre otras propuestas.

“Dos buenas noticias”

Tanto De Miguel como Izquierdo saludaron “dos buenas noticias” que se abordaron en la reunión y cuyo desarrollo arrancará en breve. Por un lado, el traslado de los talleres de Renfe a partir del próximo lunes, con la participación de empresas privadas, y que según el representante socialista convertirá a la ciudad en polo industrial con una de las infraestructuras más punteras de Europa en esta materia. Además, promocionará los sectores ferroviario y automovilístico.

En segundo lugar, la licitación de los dos primeros tramos de la A-11 en la provincia de Valladolid, entre Tudela y Olivares y entre Olivares y Quintanilla, que suponen más de 30 kilómetros de trazado y una inversión de 230 millones de euros. “Es importante porque estaba cerca de caducar el expediente de impacto ambiental y habría que volver a empezar todo el proceso”, subrayó el socialista.

En materia de Fomento, también recordó la solución subterránea que se dará a la A-62 a su paso por la localidad de Simancas y que “unirá las dos mitades del pueblo”, en una integración urbana que tildó de “fantástica” y que él mismo se comprometió a ejecutar cuando ha ocupado estos meses la Secretaría General de Infraestructuras. La posibilidad para un tercer carril entre Tordesillas y Dueñas cuenta con tres proyectos ya en manos del Ministerio de Fomento.

Izquierdo, quien elogió el “tesón, implicación y voluntad” de la patronal para aportar propuestas, subrayó que alguna de ellas ya se ha puesto en marcha en los últimos diez meses de Gobierno de Sánchez y “sirven como demostración para los siguientes años”. Así, citó la apuesta por la transformación del modelo económico hacia la I+D+i y las pymes y recordó que los fallidos Presupuestos Generales del Estado para 2019, y cuyo bloqueo motivaron la convocatoria de nuevas elecciones generales, contaban con una rebaja fiscal de dos puntos para las empresas que facturen menos de un millón de euros, cuestión que “favorece el desarrollo de la actividad y el empleo”.

Otra de las medidas a las que aludió Izquierdo es el acuerdo entre el Ministerio de Trabajo en estos meses con las asociaciones de autónomos que “beneficia la cobertura por enfermedad, baja laboral y otras que no suponía compensación”.