Tráfico cierra el verano con tres víctimas en Valladolid

A.G.Mozo
-

Son los mismos casos que se registraron en los tres últimos años. El 18 de julio, en una franja de siete horas, fallecieron dos personas y el tercer accidente mortal se produjo la madrugada del día 30 en la autovía

Tráfico cierra el verano con tres víctimas en Valladolid

Las carreteras de Valladolid cierran este fin semana el verano volviendo a repetir las cifras más bajas de mortalidad de la historia de la provincia. Tras más de tres millones de desplazamientos de vehículos y después de casi 1.500 horas de Operación Verano (la DGT circunscribe el dispositivo especial estival a los meses de julio y agosto), solo hay que lamentar nuevamente tres accidentes con fallecidos, y dos de ellos en aquellas siete horas de un fatídico 18 de julio en las que se torció todo para dos personas y sus familias; también para la estadística de Tráfico. Una adolescente de 14 años fallecía al salirse de la vía el coche en el que viajaba con su madre y un motorista de 54 sufría un choque contra un turismo en la entrada a la ciudad desde la A-60. A ello se sumó la madrugada del pasado viernes el caso de una joven de 26 que murió tras una salida de vía en la autovía A-6, a su paso por Villardefrades.
Son las únicas víctimas de este verano que, en lo que respecta a la seguridad vial, igualará los mejores de la historia de Valladolid. Los tres muertos de estos meses son los mismos que se registraron en cuatro de los cinco años anteriores; solo en 2015 la cifra se fue a seis, después de que en un único accidente ocurrido en la carretera de Cigales murieran cuatro personas en una colisión frontal entre una moto y un coche.
En esta segunda década del siglo XXI, la accidentalidad estival en la provincia se ha situado en la franja de los tres a cinco casos, con ese pico de 2015. Pero estos datos no eran así en la primera década, sobre todo antes de la irrupción del carné por puntos que provocó un cambio absoluto en la seguridad vial. Así, se pasaba de los 29 casos de 2002 y los 15 del verano de 2003 a los siete de los años 2004, 2005 y 2007, los seis de 2006 y los cuatro de 2008.
La excepción a esta tendencia estuvo en 2009, hace solo diez años, cuando se sufrió otro pico de siniestralidad mortal, al llegar a nueve víctimas en los 62 días de que consta el verano de la DGT; es decir, hace una década eran más del triple las víctimas estivales. Fue, eso sí, coincidiendo con otro gravísimo accidente de circulación, con cuatro mujeres muertas en un choque frontolateral en uno de los cruces de la N-601 y coincidió que justo ese mismo 14 de agosto de 2009 también hubo otro golpe mortal en Villardefrades; cinco muertos en un día.

TORRELOBATÓN, ZARATÁN Y VILLARDEFRADES

Es algo similar a lo ocurrido durante este verano, con la coincidencia de dos siniestros mortales en una jornada, la del 18 de julio. Los dos tuvieron lugar el mismo día, en esa franja de siete horas que transcurrieron entre que perdió la vida una adolescente de 14 años en la carretera VA-514, cuando se iba con su madre desde su pueblo (Torrelobatón) a Valladolid, y el choque mortal del motorista en la entrada a la ciudad.

El primero se registró sobre las cuatro de la tarde en el kilómetro 22 de la citada carretera, tras una salida de vía que resultó fatídica para la joven, a pesar de que Sacyl llegó a enviar un helicóptero y los intentos del equipo médico por reanimar a la adolescente.
El segundo caso fue pasadas las nueve de la noche también de ese luctuoso 18 de julio de 2019. Hubo una colisión por alcance (por detrás) entre un coche y una moto en la zona de autovía A-60 (carretera de Valladolid-León) que comunica ya Zaratán con la propia capital. El motorista, de 54 años, moría en el acto.

El último del verano es el registrado la madrugada del pasado viernes día 30, sobre las seis, cuando un turismo ocupado por una pareja de 25 y 26 años se salía de la autovía y dejaba herido al hombre y muerta a la mujer.

Estos tres casos engrosan una estadística anual que, en cambio, no entrará en la historia como la del mejor año de la seguridad vial en Valladolid. A estas fechas ya son once los muertos, cuando 2014 se consiguió acabar con solo nueve víctimas, por ejemplo.
Las cifras son similares a las de los últimos años a estas alturas, eso sí, y que llevaron a terminar con trece o catorce fallecidos, por los 19 de 2015, los 22 de 2012, los 36 de 2007 o los 51 de 2006.
Los motoristas. Otra cosa es la tipología de las víctimas, ya que de los once muertos de este año, cinco eran motoristas. El hombre de 54 años de Zaratán se unía a los de uno de en Puente Duero, uno de 66 en la A-62 (Trigueros del Valle), un guardia civil de 42 en una carrera ciclista en Mojados y un joven de 24 años que se salió de la carretera en Tiedra.