Tres de cada cuatro menores de 25 años de CyL trabaja

SPC
-
Una joven trabaja en un establecimiento de Palencia. - Foto: Eva Garrido

En la actualidad son 43.000 los jóvenes de la Comunidad dados de alta en la Seguridad Social, un 12,3% más que el pasado año

El 74,5 por ciento de los castellanos y leoneses menores de 25 años tiene en la actualidad un puesto de trabajo, lo que supone la tasa más elevada de los últimos diez años en la Comunidad y un porcentaje que se sitúa ocho puntos por encima de la media nacional, según un estudio realizado por la Randstad, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al cuarto trimestre de la última década, recogido por Ical. 

Si se analiza la serie histórica de la Comunidad se observa que, tras alcanzar la segunda tasa de ocupación más elevada de este colectivo en 2008 (73,8 por ciento), este indicador del mercado laboral descendió seis años de manera consecutiva hasta registrar la menor tasa en 2014 (46,6 por ciento). Después de obtener la tasa más baja, ésta comenzó a ascender y lo hizo durante cuatro años consecutivos hasta alcanzar el 74,5 por ciento actual, la tasa más alta del decenio.

En términos absolutos, actualmente hay 43.000 profesionales de Castilla y León menores de 25 años trabajando, lo que supone un aumento del 12,3 por ciento respecto al año pasado, cuando se registraron 38.300 ocupados de este colectivo.

A nivel nacional, la tasa de ocupación de profesionales menores de 25 años es del 66,5 por ciento, la segunda tasa más elevada de los últimos 10 años, sólo superada en 2008 (71 por ciento). En términos absolutos, 996.800 trabajadores menores de 25 años se encuentran trabajando actualmente, la cifra de este año es la más elevada desde 2010. Es un 7 por ciento más que la cifra registrada hace un año (931.700) y un 33,7 por ciento más que hace cinco (745.400).

Esta tendencia es similar a la tasa total de ocupados en España, que en 2008 alcanzó su mayor porcentaje (86,2 por ciento), registró el índice más discreto en 2012 y volvió a remontar desde entonces. En el caso de los profesionales menores de 25 años, destaca que desde 2013, la tasa se ha incrementado de una manera más acusada, creciendo más de 21 puntos porcentuales solo en cinco años.

Nivel educativo

El análisis de Randstad pone de relevancia que a mayor nivel educativo, mayor es la tasa de ocupación entre los trabajadores más jóvenes. En este sentido, durante 2018 la tasa de estos profesionales con educación superior alcanzó el 75,2 por ciento, la segunda cifra más alta del periodo estudiado tras la registrada el año pasado.

En términos absolutos, se registraron 279.300 profesionales menores de 25 años con estudios superiores, una ligera caída del 0,7 por ciento con respecto al año pasado, siendo la tercera cifra más alta de la década.

Tras los menores de 25 años con formación superior, los profesionales que cuentan con estudios secundarios son los que tienen la tasa de ocupación más elevada. En concreto, el 65,2 por ciento de los empleados de este colectivo se encuentran actualmente trabajando, lo que supone un total de 683.900 profesionales, un 12,2 por ciento más que hace un año, el segmento de edad donde más crece la ocupación en el último año.

En el lado opuesto, se sitúan los empleados menores de 25 años con formación primaria, con una tasa de ocupación del 42,6 por ciento. En concreto, 33.600 jóvenes con estudios primarios tienen un trabajo, registrando un 17,2 por ciento menos que en 2017 y siendo el segmento en el que más se vio reducido el número de profesionales.

Randstad también analiza la tasa de ocupación de los jóvenes en función del sector en el que trabajan los profesionales. En este sentido, detecta que servicios es el sector que ocupa a más profesionales menores de 25 años con más de 800.300 trabajadores de esta franja de edad. Este dato supone que el 80,3 por ciento de los ocupados menores de 25 años desarrolla su actividad en el sector servicios. En segundo lugar se sitúa industria, sector en el que trabajan 114.800 ocupados menores de 25 años (11,5 por ciento). Le siguen los sectores de agricultura, con 41.500 trabajadores, y construcción, 40.100, que representan el 4,2 por ciento y el 4 por ciento, respectivamente.

Comunidades

Baleares, con el 77,3 por ciento, es la comunidad que registra la mayor tasa de ocupación de menores de 25 años, seguida por País Vasco, que alcanza el 77 por ciento. Con tasas superiores al 70 por ciento, también se sitúan Navarra (76,7 por ciento), Castilla y León (74,5 por ciento), Asturias (72,4 por ciento), Cataluña (72,3 por ciento), La Rioja (71,3 por ciento), Aragón (71,2 por ciento) y Galicia (70,2 por ciento). Por encima de la media nacional se sitúan Madrid (69,6 por ciento), Valencia (66,9 por ciento) y Murcia (66,7 por ciento).

En el lado contrario y por debajo de la media nacional, se sitúan Cantabria (65,1 por ciento), Canarias (62,6 por ciento), Castilla-La Mancha (58,2 por ciento), y Andalucía (54,9 por ciento). Extremadura es la región que registra la menor tasa de ocupación de trabajadores menores de 25 años (49,7 por ciento), 16,8 puntos porcentuales por debajo de la media nacional.

En términos absolutos, Cataluña (222.400), Andalucía (153.800) y Madrid (149.900) son las regiones que registran el mayor número de trabajadores menores de 25 años. En concreto, entre las tres suman 526.100 trabajadores de este colectivo, es decir, el 52,8 por ciento de los empleados menores de 25 años pertenecen a una de estas tres comunidades. Tras ellas, Valencia (100.600), Canarias (47.100), Castilla y León (43.000), País Vasco (41.800) y Castilla-La Mancha (40.400) son las regiones que más empleados de este colectivo registran. En el lado contrario, y con valores inferiores a 40.000, se sitúan Galicia (38.600), Murcia (37.700), Baleares (33.700), Aragón (27.400), Extremadura (16.300) y Navarra (16.000). Cierran la lista Asturias (12.300), Cantabria (7.100) y La Rioja (5.700).