scorecardresearch

El 50% de Europa contraerá ómicron en las próximas semanas

EFE
-

La OMS advierte de la alta incidencia si el ritmo de contagios se mantiene en el Viejo Continente pero recuerda que las vacunas continúan proporcionando una buena protección contra los casos severos o mortales

El 50% de Europa contraerá ómicron en las próximas semanas - Foto: ROBERT GHEMENT

Más del 50% de la población europea habrá contraído la variante ómicron del coronavirus en las próximas 6 a 8 semanas al ritmo actual de transmisión, informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El pronóstico parte de un cálculo realizado por el Instituto de Métricas y Evaluaciones de la Salud (IHME), de la Universidad de Washington, citado por el director de OMS-Europa, Hans Kluge.

Kluge resaltó en su primera comparecencia en 2022 que 26 países de la región europea de la OMS -que comprende 53, incluidos varios de Asia Central- han notificado que más del uno por ciento de su población se está contagiando de coronavirus cada semana.

Del total de países de la región, 50 ya han registrado casos de ómicron, que rápidamente se está convirtiendo en la variante dominante en Europa occidental y ahora se está expandiendo en los Balcanes.

"Datos recopilados en semanas recientes confirman que ómicron es altamente transmisible porque las mutaciones que tiene le permiten adherirse a las células humanas de forma más fácil y puede infectar incluso a quienes lo han estado con anterioridad o a los vacunados", afirmó Kluge.

Las vacunas continúan proporcionando una buena protección contra los casos severos o mortales, pero la "escala de transmisión sin precedentes" ha provocado que se esté produciendo un aumento de las hospitalizaciones por COVID-19.

"Eso está desafiando a los sistemas de salud y de prestación de servicios en muchos países donde ómicron se ha expandido con velocidad, y amenaza con arrollar en muchos más", dijo Kluge.

El personal sanitario, cuidadores y otras trabajadores esenciales están soportando "la mayor carga" y son los más expuestos al virus, recordó el director de OMS-Europa, que pidió más apoyo para su bienestar y su salud mental.

Kluge instó a los países de la región aún no golpeados por la nueva variante a implantar medidas como el uso de mascarillas de alta calidad en interiores, impulsar la vacunación completa, incluida la dosis de refuerzo; y preparar sistemas de respuesta que comprendan por ejemplo el aumento de test y que estos sean accesibles.

En los países en donde ya hay una ola de ómicron la prioridad debería ser evitar y reducir el daño en los grupos vulnerables y minimizar las alteraciones a los sistemas de salud y servicios esenciales.

Así, es necesario priorizar el acceso de esos grupos a las vacunas y dosis de refuerzo e impulsar el despliegue de test.

Cualquier decisión de recortar el período de cuarentena o aislamiento recomendado a los contagiados debe ser tomada en combinación con test negativos y "solo si considera esencial para preservar la continuidad de los servicios críticos", advirtió la OMS.

 

Es pronto para tratar la COVID-19 como enfermedad endémica

La incertidumbre relacionada con el coronavirus, la alta transmisibilidad de la variante ómicron y la carga hospitalaria derivada de esta hacen que sea prematuro pensar en tratar la COVID-19 como una enfermedad endémica, resaltó este martes la oficina regional europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Hay que ser muy precavidos con las predicciones sobre el futuro", dijo en rueda Hans Kluge, quien insistió en que la prioridad ahora mismo es proteger a los grupos vulnerables y al personal sanitario, así como minimizar los trastornos en la economía y las escuelas.

Kluge recordó que el coronavirus ha sorprendido "más de una vez" y que "no es buena idea" hacer previsiones, además de destacar que el objetivo fundamental para este año es "estabilizar la pandemia".