El Pucela, de luto por la muerte de Gonzalo Alonso

D.V.
-

El que fuese presidente del club en dos etapas diferentes, de 1978 a 1982 y de 1983 a 1986, falleció este martes

Gonzalo Alonso fue uno de los protagonistas de la campaña de abonados ‘Más blanquivioleta que nunca’. - Foto: realvalladolid.es

"La familia blanquivioleta, de luto por el fallecimiento del expresidente del Real Valladolid Gonzalo Alonso. D.E.P.". Así anunciaba el club vallisoletano la muerte del que fuese su presidente en dos etapas diferentes, de 1978 a 1982 y de 1983 a 1986.

Durante la presidencia de Gonzalo Alonso de Paz, el Real Valladolid conquistó la Copa de la Liga de 1984 y disputó por primera vez en su historia una competición europea, la Copa de la UEFA.

Además, impulsó la construcción del Nuevo Estadio José Zorrilla, el único estadio de nueva planta del Mundial de 1982 en España.

El "arquitecto" de todo eso fue este dirigente, fallecido a los 95 años, cuyo oficio era el de zapatero y después el de constructor, un hombre menudo y de voz tenue que hacía "milagros" con el dinero y que alentaba a las masas con su capacidad para ilusionar y convencer, recuerda José Anselmo Moreno en Efe.

Bajo su mandato, el club subió a Primera División en la temporada 79/80, además de conseguir la referida Copa de la Liga y se apuntó el fichaje del técnico argentino nacionalizado chileno Vicente Cantatore, quien llevó al Real Valladolid a sus cotas más altas.

Era el Real Valladolid de Moré, Antonio Santos, Minguela, Mario Jacquet, Fenoy, Pepín, Da Silva y el gran Pato Yáñez, aunque Gonzalo Alonso no fichó a Yáñez, lo hizo Manuel Esteban Casado, también fallecido.

A pesar de las penurias económicas que vivía el club, Gonzalo Alonso sacaba "leche de un botijo" como recuerdan exjugadores de aquella época, como Rusky o Minguela. Era "muy duro" negociando los contratos, subraya Jorge Alonso, el futbolista que consiguió el primer gol en el Nuevo Estadio José Zorrilla, recinto que también se inauguró bajo el mandato de Gonzalo Alonso.

El club vallisoletano anunció su muerte durante el partido que esta noche enfrentaba al Real Valladolid y al Getafe. Comunicó la muerte del que fuera su presidente en dos etapas diferentes, de 1978 a 1982 y de 1983 a 1986, pero caló en la memoria de la gente de forma muy notable, al punto de ser considerado por muchos aficionados como uno de los mejores presidentes de la historia de la entidad.

Con él se van muchas historias que le gustaba recordar con cualquiera que le parase por la calle Doctrinos, donde vivía y por donde era frecuente verle pasear hasta que cayó enfermo. Por esas cosas del destino, Gonzalo Alonso nació un 20 de junio, el mismo día que el club en el que vivió mil y una peripecias: desde una grave indisposición durante un partido en Sevilla, en el que el equipo se jugaba el descenso, hasta anécdotas como la de poner a disposición su peluquín durante un sorteo radiofónico destinado a recaudar dinero para el club.

Con sus iniciativas, llenaba el estadio, aunque los partidos fueran intrascendentes y su sola presencia servía de "locomotora" para tirar del ánimo de los aficionados, de hecho, recientemente protagonizó una campaña de abonados de la entidad.

Hoy será enterrado en el cementerio de Las Contiendas de la capital vallisoletana. Con Gonzalo Alonso se va una época, la última del viejo estadio Zorrilla o la de Ramón Martínez y Santiago Llorente, en cuyos conocimientos delegaba los fichajes para entrar él a negociar con una habilidad reconocida siempre por sus interlocutores.

"El Real Madrid CF, su presidente y su Junta Directiva lamentan profundamente el fallecimiento, a los 95 años de edad, del que fuera presidente del Real Valladolid CF entre 1978 y 1982 y entre 1983 y 1986, Gonzalo Alonso de Paz", señalaba también el club madrileño.