'Gran Hermano' admite como error mostrar una supuesta violación

EFE
-

El reconocido programa lamenta haber obligado a una concursante a visualizar la presunta agresión sexual de la que fue víctima por parte de un compañero 'de la casa' y asegura que realizará los protocolos necesarios para controlar situaciones futuras

Imagen de Carlota Prado - Foto: Twitter

El programa de televisión Gran Hermano, a través de su productora, Zeppelin, ha "lamentado" y "reconoce" que fue un "error" mostrar a Carlota, concursante de Gran Hermano Revolution (2017), el vídeo de su presunta violación.

Según ha informado esta tarde Zeppelin a través de un comunicado, se revisarán los protocolos en el programa para abordar "posibles situaciones de vulneración de derechos" como el sucedido con esta concursante, quien tras una fiesta en la casa de Guadalix de la Sierra, "en la que se bebió alcohol", fue presuntamente víctima de una "relación sexual no consentida".

"En estos momentos Gran Hermano estudia reforzar la privacidad del confesionario en situaciones excepcionales, instaurar la política de cero alcohol y reforzar la atención a los concursantes durante y una vez que hayan abandonado la casa", han informado.

 

Expulsión y denuncia

Según relata Zepelin en cuanto al caso de Carlota Prado, en "esas primeras horas y después de detectar que la concursante podía haber tenido relaciones sexuales no consentidas", activó los protocolos establecidos, "presentó de forma inmediata la denuncia, expulsó a José María del concurso" y trasladó a Carlota a un hotel donde, "acompañada de psicólogos independientes y familiares, permaneció porque decidió volver al concurso, que solo ocurrió una vez obtuvo el alta".

El equipo de Gran Hermano, según continúan explicando, decidió que además de los procedimientos habituales, "debía presentar una denuncia que permitiera abrir una investigación para esclarecer los hechos".

Y así lo hizo el pasado 6 de noviembre de 2017 el productor ejecutivo del espacio que se emite en Telecinco en las dependencias del instituto armado en Colmenar Viejo (Madrid).

"Desde ese momento Gran Hermano ha colaborado siempre con las autoridades aportando todas las pruebas necesarias para la investigación, debidamente encriptadas y custodiadas", han puntualizado.

A pesar de eso, y de otras medidas que se tomaron para intentar salvaguardar la privacidad de los dos concursantes, añade el comunicado, "Gran Hermano reconoce que la forma de comunicar los hechos a Carlota en el confesionario no fue la correcta, en un caso en el que no existían antecedentes en toda la historia del concurso en España", han matizado.

"En cualquiera de los casos, y en lo que se refiere a Carlota, Gran Hermano insiste en condenar y en denunciar relaciones sexuales no consentidas y por tanto establecerá nuevos límites y medidas en su objetivo de tolerancia cero ante estas situaciones", concluye la nota.