Los 'camping' recuperan la actividad con turistas nacionales

R.G.R
-

Unos 60 espacios están abiertos en la provincia. Comienzan a recibir a los primeros turistas, pero las reservas no alcanzan el nivel de otros veranos. Sin previsiones de clientes extranjeros

Belén de la Riva y su marido Abraham, en el ‘camping’ de Cubillas. - Foto: Jonathan Tajes

Las previsiones de los campings de la provincia de Valladolid han comenzado a mejorar de cara al verano. Después de meses de pérdidas económicas debido a la pandemia, ha comenzado a sonar el teléfono de nuevo. Las reservas llegan de turistas de la propia provincia de Valladolid y, a partir de mediados de julio y agosto, de todo el territorio nacional. Lo que de momento no ha llegado y en veranos pasados ya habían hecho acto de presencia son los turistas extranjeros. No hay reservas. 
En la provincia de Valladolid hay unos 100 campings (60 operativos), muchos de ellos de carácter municipal. No todos están abiertos y los más importantes están muy próximos a las principales vías de comunicación que comunican la provincia con el resto de la Comunidad.  Eso hace que una buena parte de sus clientes sean de paso. Viajeros que pernoctan una noche y continúan su trayecto. Ese tipo de clientes no ha llegado todavía por las limitaciones a la movilidad. 
Por el momento, solo los turistas de Valladolid que tienen alquilada la parcela todo el año ya están presentes. Es el caso de Belén de la Riva y su marido Abraham que están instalados en el camping de Cubillas desde la entrada en fase 2. «Los niños están mucho mejor aquí y mucho más seguros y nosotros estamos encantados». Tiene alquilada una parcela durante todo el año. «Esta misma semana nos abren la piscina y mis hijos de 13, 8 y dos años lo disfrutan mucho». 
La responsable del camping, Carolina San José reconoce que los clientes que han llegado hasta el momento son de este tipo. Las reservas para el mes de julio y especialmente para agosto son sobre todo para bungalós. «Tenemos para julio, pero sobre para el mes de agosto. Es cuando más gente de fuera de la Comunidad está reservando», apunta San José. 
Algo similar está ocurriendo en el resto de espacios. Eduardo Sanz, de Riberduero en Peñafiel, explica que las reservas «han caído mucho» con respecto a otros años.  «Tenemos en torno a un 65% menos hasta el momento». Como ocurre en toda la provincia, las reservas de turistas extranjeros han desaparecido. 
Cristina Zuñiga, de El Astral, en Tordesillas, indica que no están llegando familias de fuera de España. «Las reservas están llegando por siete o diez días, pero a partir de mediados de julio. Otros años ya teníamos muchos clientes».