La pandemia duplica las ayudas de emergencia en la provincia

R. Gris
-

La Diputación destina 132.184 euros a 334 asignaciones, frente a las 180 de 2019, para el pago de facturas energéticas, ayuda al alquiler, alimentación infantil y alojamientos temporales

La pandemia duplica las ayudas de emergencia en la provincia - Foto: Jonathan Tajes

La provincia está notando los efectos económicos de la pandemia. Clara muestra de ello es el significativo aumento de las ayudas de emergencia concedidas para familias en especial situación de vulnerabilidad. La crisis sanitaria está dejando a familias sin los elementales recursos económicos para hacer frente a los gastos cotidianos como la factura de la luz o el pago del alquiler. Familias que no tienen más remedio que acudir a las organizaciones no gubernamentales o solicitar ayuda a las administraciones. 

La Diputación de Valladolid es conocedora de esta situación a través del notable aumento que se  está registrando en este tipo de ayudas desde el comienzo de la pandemia en los municipios de la provincia. Tanto es así que la institución provincial se vio obligada a modificar el presupuesto que en un principio tenía destinado a mitigar la situación de estas familias y aumentarlo de manera considerable. En concreto, el crédito inicialmente consignado en el presupuesto fue de 122.500 euros. Como consecuencia de la crisis sanitaria, este crédito se ha ido ampliando, existiendo actualmente una partida de 527.165 euros. 

De esta forma, la Diputación ya había concedido 334 ayudas a finales de octubre por importe de 132.184 euros. Estas subvenciones ponen de manifiesto que la pandemia casi ha duplicado el número de asignaciones realizadas por la institución a familias de los pueblos. En 2019, el gasto en ayudas de emergencia fue de 87.631 euros para completar 180 ayudas. 

La crisis sanitaria provocada por la covid-19 ha ocasionado que aumenten de forma desproporcionada las peticiones de ayuda por parte de los vecinos de los pueblos para poder pagar las facturas energéticas de sus viviendas. La luz, el gas o el agua se han convertido en losas económicas por la falta de ingresos debido a la crisis sanitaria. Así, estas ayudas suponen la mayor parte de las peticiones. 120, a las que se han dedicad 28.844 euros. «Se ha notado mucho este incremento. En este apartado también se incluyen aquellas ayudas solicitadas para necesidades de obras dentro de las viviendas por necesidades de accesibilidad», reconoce el diputado de Servicios Sociales de la Diputación, David Esteban.  

Las ayudas se basan en la alimentación, los cuidados personales esenciales, prioritariamente vestido e higiene, el alojamiento temporal en casos de urgencia social,  para material didáctico, la pobreza energética y otras necesidades básicas esenciales valoradas como imprescindibles por los equipos profesionales de los Centros de Acción Social (CEAS), al objeto de asegurar la integridad física de las personas, su estabilidad laboral, la prevención de un riesgo grave de exclusión social y la permanencia en el domicilio habitual.

Esteban reconoció que las ayudas se han disparado como consecuencia de la crisis sanitaria y que ya han alcanzado niveles de 2017. Desde ese año se había registrado una clara tendencia descendente que se ha roto con la pandemia. «No existe un usuario tipo de estas ayudas. Sí es cierto que existen algunas personas que las solicitan de forma crónica, pero la pandemia ha hecho que nuevas familias las tengan que pedir al no contar con recursos». 

Pueblos pequeños. El diputado y alcalde de Medina de Rioseco destacó que esta falta de recursos está afectando a los servicios más básicos y que no está afectando tan solo a los pueblos con más población, sino que en aquellos más pequeños también hay personas en esta situación. «Nos está afectando a todos por igual». Se ha ofrecido alojamiento temporal este año a tres familias para evitar que se quedaran en la calle por falta de recursos.