La VA-30 sigue bajo lupa por su riesgo para los camiones

A.G.M.
-

El informe de seguridad vial EuroRAP vuelve a alertar del alto riesgo de siniestralidad para los vehículos pesados en el tramo de la Ronda Exterior que va desde la salida de la carretera de Soria hasta la autovía A-62, en Arroyo

La VA-30 sigue bajo lupa por su riesgo para los camiones - Foto: Jonathan Tajes

La señalización, la reducción de la velocidad y la experiencia de los usuarios habituales todavía no han logrado quitar el sambenito de tramo ‘de riesgo’ (para vehículos pesados) al tramo entre la A-11 (La Cistérniga) y la A-62 (Arroyo) de la Ronda Exterior de Valladolid (VA-30). El EuroRAP 2019, publicado hace unos días por el Real Automóvil Club de España (RACE), incide en lo que ya destacaba este informe europeo en su edición de 2018 y vuelve a poner el foco en el elevado grado de accidentabilidad que hay entre el punto kilométrico 12,300 y el 21,300, justo donde confluye la vía de circunvalación y la Autovía de Castilla.
El EuroRAP 2019 incluso sitúa un par de puestos más arriba en esa clasificación a la VA-30, ya que si en el informe anterior señalaba que era el noveno tramo más peligroso para los camiones, ahora ocupa la sexta posición en un ‘top ten’ en el que Castilla y León logra otros dos puestos de dudoso honor, tanto en Burgos (siete kilómetros de la A-1) como en Soria (ocho de la Ronda SO-20). Al frente aparece la A-3, en las afueras de Madrid, seguida de la AP-2, en Huesca. Luego está ese tramo de Burgos, uno de Valencia (A-7), el de Soria, el de Valladolid y cuatro en Albacete (N-344), otra vez Valencia y la A-7, Toledo (N-301) y Sevilla (A-4).
Desde que en 2011 empezase a entrar en servicio el primer tramo (el sur, precisamente) de la Ronda Exterior, se han dado 97 siniestros, con dos fallecidos, ocho heridos graves y 139 leves. El 65% de estos accidentes se deben a colisiones por alcance (por detrás) y múltiples, y en las que el factor concurrente suele ser no respetar la distancia de seguridad, según los datos de la DGT facilitados a este periódico. Solo en los primeros diez meses de este año, once de los 24 implicados en algún accidente en la Ronda no mantenía esos metros de rigor con el coche de delante. Además, en un tercio de esos casos concurría también la distracción.
Colisiones por alcance que, por lo general, se saldan sin heridos de consideración  y que suelen estar provocadas por distracciones o no respetar la distancia de seguridad. El grueso, según datos de Tráfico, se concentra precisamente en el tramo sur, el que va de la A-11 a la Autovía de Castilla (A-62), el que se incluye en el EuroRAP 2019 y el que más tráfico soporta, hasta cuatro veces más que al otro lado de la Ronda Exterior, ya que mientras en Cabezón la usan algo menos de 11.000 vehículos, en Arroyo la cosa se va por encima de los 41.000.