Elena Hernández destaca la "sororidad" de su novela Regreso

D.V.
-

La obra resultó ganadora del 67 Premio Ateneo-Ciudad de Valladolid y se presentó en el marco de la 54 Feria del Libro

Presentación de la obra. - Foto: Feria del Libro ICAL

La escritora Elena Hernández Matanza presentó hoy, en el Salón Principal del Círculo de Recreo de Valladolid, su primera novela, 'Regreso', ganadora del 67 Premio Ateneo - Ciudad de Valladoild y de la que la propia autora destacó la "sororidad" de sus dos protagonistas, las hermanas septuagenarias Tita y Pura, cuya existencia tranquila se ve alterada por el regreso de Segundo, el marido de una de ellas, después de 35 años.

Lo que sucede a continuación sirve de escenario para que ambas inicien una particular aventura que les va a permitir conocerse mejor y descubrir aspectos de ellas mismas que permanecían ocultos. En la novela “se pueden ver reflejadas madres y abuelas, personas que están solas y que su relación con los hombres no les ha ido bien”, afirmó Elena Hernández durante la presentación de la novela, en el marco de la 54 Feria del Libro de Valladolid.

Hernández Matanza es periodista, correctora de textos y lectora editorial. La autora madrileña lleva desde pequeña estrechamente ligada a las palabras y, hace tres años, creó el blog ‘La Primavera de los Cerezos’, donde ha publicado más de 120 relatos y entradas. Un total de 33 de ellos están publicados en un libro titulado también ‘La primavera de los cerezos’, editado por Entrelíneas Editores. 

‘Regreso’ es su primera novela, con la que está teniendo un resultado que no se esperaba: “Ha sido todo muy fluido, la presentación, el premio Ateneo y lo que ha venido después”. La escritora, que hasta ahora se ha movido en el campo de la narrativa breve con su blog, confesó que el paso hacia la novela ha surgido de una manera “natural”. “Mucha gente me pedía que escribiera más y, al ocurrírseme la idea de esta novela, supe que necesitaba desarrollarla”. Sobre la continuación de ‘Regreso’ Elena Hernández dio un “no” rotundo, pero sí que ve en el futuro otra novela: “Lo que sigue teniendo continuidad son mis cuentos, ya que forman parte de mí, los tengo muy interiorizados, puesto que forman parte de mi escritura”.

Hernández estuvo acompañada por la directora de la Sección de Literatura del Ateneo de Valladolid, Angélica Tanarro, quien subrayó la alegría que le dio cuando abrieron la plica y comprobó que el seudónimo de la ganadora correspondía al nombre de una mujer. “La segunda alegría fue saber que era una persona desconocida. Hay que descubrir nuevos valores”, afirmó, destacando el ppel de la protagonista cuando "por fin sabe lo que tiene que hacer".

La concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, arrancó el acto con unas palabras para subrayar lo que significa el Premio Ateneo de Valladolid en una ciudad “literaria como esta, que ha acogido a autores de renombre como Miguel de Cervantes, Miguel Delibes, José Zorrilla, Rosa Chacel y Francisco Umbral". “Este galardón es el legado de todos los que literariamente han escrito, vivido o se han inspirado en Valladolid. Es nuestro compromiso como ciudad, con los lectores y los escritores del futuro. Es importante que no se pierda este legado literario en las generaciones futuras, que con seguridad seguirán amando la literatura”, concluyó.

Firmas, actuaciones y presentaciones

Tras la charla, Elena Hernández firmó libros de su última novela en la caseta de la plaza Mayor, mientras en el pabellón de la Feria se disfrutó de la velada musical ‘Qué extraño idilio…’, del grupo Sin voz ni don, un formato folk-rock humorístico y desenfadado que hace un canto al hedonismo y al individualismo de la sociedad contemporánea. Para los niños estuvo presente el grupo Zarándula, con ‘El jardín de Dickinson’.

Además, después de Elena Hernández, se presentó también en el Salón Principal del Círculo de Recreo ‘Herejes luteranas en Valladolid. Fuego y olvido sobre el convento de Belén’, de Asunción Esteban y Manuel González. En esta obra, editada por el Ayuntamiento y la Universidad de Valladolid, los autores hacen una reflexión profunda, necesaria y rigurosa sobre la microhistoria del ‘corralón de Belén’: su génesis, su desarrollo, su significado y sus protagonistas en los momentos clave de la primera mitad del siglo XVI.

La Sala de las Vidrieras del Círculo de Recreo acogió, por su parte, la presentación de la obra de Dioni Arroyo ‘Metanoia’, de Nou Editorial, acompañado por el escritor y periodista Juan Martín Salamanca. Ambientado en un mundo futuro, dentro de quince años, el libro es una distopía que trata de reflejar cómo va a ser la sociedad en la que viviremos, o al menos, cómo podría ser si dejamos que ciertas situaciones se consoliden. 

“Siempre habrá alguien que no se resigne, que quiera que el cambio llegue, alguien que no ha nacido para ser un héroe, alguien corriente y vulgar al que la vida le exigirá darlo todo para otorgarnos el mejor de los futuros posibles, porque el cambio está al alcance de nuestras manos y, a pesar de la peor de las crisis, la esperanza emerge acompañada del amor más sincero”, explicó Arroyo.