Valladolid se vuelca con la igualdad

Ical
-

Unas 25.000 personas secundaron ayer la huelga feminista

Valladolid se vuelca con la igualdad

Familias, mayores, niños y mucha gente joven se dio cita hoy en las calles del centro histórico de Valladolid hasta congregar a 25.000 personas según las estimaciones de la Policía Nacional, para alzar la voz a favor del feminismo y reclamar una sociedad más igualitaria y justa.

La manifestación partió puntual de la calle Ferrari, en las inmediaciones de la Plaza Mayor, encabezada por las integrantes de la Asamblea 8M Valladolid, con una pancarta en la que reclamaban “un feminismo de clase, intersectorial y combativo”. Una de las responsables del área de comunicación de la plataforma, Mónica Fernández, lamentó los “intentos de apropiación” y las “trabas institucionales” que han sufrido desde que comenzaron los preparativos medio año atrás, con “acusaciones de poca horizontalidad” que considera “decepcionantes”, ya que, según apuntó, se han volcado en la organización con “mucha ilusión y esfuerzo”.

Su compañera Vicky recordó el decálogo de reivindicaciones de la Asamblea, que incluye un convenio justo para las trabajadoras del hogar y cuidadoras, un reparto justo de las tareas domésticas, conciliación laboral y familiar real y la derogación del Plan Bolonia y de la Lomce, entre otras.

Las dos integrantes de la Asamblea lamentaron la “represión policial” sufrida por parte de “la Policía Municipal y la Policía Nacional”, que según apuntaron cargaron contra los piquetes informativos en las inmediaciones del servicio de limpieza, Renault y el Colegio de San Agustín. “Se han excedido en sus funciones y no han respetado el derecho a informar de la huelga. Han sido muy violentos con las compañeras y varias han tenido que ir al hospital a dar parte de lesiones”, lamentaron.

Desde la Asamblea por la Huelga Feminista de Valladolid, por su parte, subrayaron: “Paramos por la brecha salarial, por el techo de cristal y el suelo de barro, por la imposibilidad de conciliación paritaria, porque queremos parar la producción, esta producción capitalista que nos oprime y nos impone unas condiciones laborales cada vez más infrahumanas”.

El discurrir de los manifestantes transcurrió lento, debido a diversos cortes entre los muchos grupos participantes, y recorrió la calle Santiago para acceder a la Plaza Zorrilla, desde donde los manifestantes prosiguieron su marcha hasta la Plaza de España, rumbo a la Plaza de la Universidad por López Gómez, para concluir el recorrido en la Plaza de Portugalete, en las inmediaciones de la catedral.

Lemas como ‘Ni un paso atrás’, ‘Sin igualdad no hay democracia’, ‘Organizadas cambiamos el mundo’, ‘Ni prostitución ni vientres de alquiler, también son violencia de género’ y gritos de ‘No es no, lo demás es violación’, la marcha transcurrió sin incidentes, animada por varios grupos de batucada o colectivos como las funcionarias de prisiones, que se dejaron oír entre la muchedumbre.