La Diputación presenta la estrategia viaria hasta 2031

Ical
-
La Diputación presenta la estrategia viaria hasta 2031

Carnero resalta el "valor económico y social" de la Estrategia Viaria con 73 millones para las carreteras provinciales hasta 2031. Tiene cuatro programas de modernización, conservación ordinaria, extraordinaria y cesiones de vías a núcleos urbano

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, se refirió hoy al “valor económico y social” de la Estrategia Viaria, aprobada por el Pleno en junio, que mejorará con casi 73 millones de euros las carreteras de Valladolid entre 2019 y 2031. Así lo puso de manifiesto en la presentación del proyecto con motivo de la visita a la actuación realizada en Camporredondo a lo largo de cinco kilómetros en la VP-223 que une Santiago del Arroyo y Montemayor de Pililla.

“Es evidente la preocupación del equipo de Gobierno por mejorar y mantener las carreteras al ser un elemento vertebrador de la provincia y una herramienta fundamental de la gestión de la actuaciones precisas”, expuso acompañado del alcalde de Comporredondo, Jesús María Criado, y del diputado provincial delegado del Área de Cooperación y Asesoramiento a Municipios y alcalde de Viana, Alberto Collantes.

La Estrategia Viaria de la Diputación consta cuatro programas de modernización, conservación ordinaria, extraordinaria y cesiones de vías a núcleos urbanos en los 1.487 kilómetros de la red provincial de carreteras. “Las infraestructuras condicionan el desarrollo de un territorio y su creación y mejora unen al factor económico de la empresas y empleos relacionados con ellas el componente social. Gracias a la existencia de buenas comunicaciones se puede acceder a servicios como los educativos y la Sanidad y eso aumenta la calidad de vida de los habitantes en los pueblos”, dijo Carnero.

A su vez, el presidente provincial indició en que la Estrategia Viaria 2019-2031 tiene un periodo amplio de actuación “por que lleva tiempo planificar el futuro de las infraestructuras para seguir dando oportunidades al mundo rural”. Igualmente, significó que la inversión de 72.763.332 euros se lleva a cabo cuando “la crisis económica ha ido cediendo y permite destinar más recursos, sobre todo destinados a mantener el buen estado viario, ya que si se deja mucho tiempo de lado la conservación la inversión acaba siendo mucho mayor”.

La nueva Estrategia Viaria Provincial se estructura en torno a cuatro apartados, comenzando por el análisis de la situación actual de la red, para establecer después unos criterios de intervención, fijar unos programas de actuación y realizar una valoración de las intervenciones. Del análisis de la red, que alcanza 1.435,55 kilómetros -lo que supone el 47,32 por ciento de todas las carreteras que recorren la provincia- se desprende que “las gestionadas cuentan en su mayoría con unas condiciones geométricas aceptables y una sección transversal suficiente”, añadió Jesús Julio Carnero.

Pese a ello, la Diputación ve necesario realizar una serie de intervenciones de mejora como son el dotar de mejor trazado y mayor ancho de vía a aquellas carreteras que han incrementado su intensidad de circulación; renovar la capa de rodadura de aquellas que se han ido deteriorando con el paso del tiempo; corregir las curvas que proceden de antiguos trazados; y dar prioridad a las variantes de travesías en las que la anchura de calzada hace imposible el cruce de dos vehículos.

Clasificación de carreteras

Como novedad, la Estrategia Viaria clasifica por primera vez las carretas de titularidad provincial con el fin de obtener una mayor eficacia en la aplicación de los recursos económicos disponibles. “Lo hace distinguiendo tres categorías atendiendo a la tipología, longitud e intensidad media diaria de vehículos y, asimismo, fija las condiciones mínimas que cada tipo de carretera debe cumplir”, expuso el presidente provincial.

Así, se consideran ‘Carreteras de Clase A’ aquellas que tienen un tráfico superior a 500 vehículos día y un largo recorrido dando acceso a gran número de poblaciones, por lo que tendrán un nivel de conservación máximo y cumplir unas condiciones técnicas como anchura total de ocho metros; no tendrán curvas de radio inferior a 250 metros; contarán con capa de aglomerado discontinuo en su rodadura; los accesos estarán retranqueados o perfectamente protegidos; y no habrá obstáculos en los márgenes. Afecta a 338,885 kilómetros de la red provincial, un 23,61 por ciento del total.

Por su parte, las ‘Carreteras Clase B’ son las que tienen un tráfico inferior a 500 vehículos día y sus recorridos son cortos, con uso limitado a pocos núcleos de población. Tendrán una anchura total de siete metros, los accesos se ordenarán y protegerán en su totalidad y los obstáculos de los márgenes estarán todos protegidos. Suman 1.045,79 kilómetros, el 72,85 por ciento de la Red, y en la actualidad tienen un buen trazado y la señalización se ajusta a la normativa vigente

Por último, el apartado ‘Otras Vías’ hace referencia a trazados muy locales, con muy poco uso y que no tienen, en el estricto sentido de la palabra, carácter de carretera. Se trata de caminos vecinales de carácter agrícola que llegan a estaciones de ferrocarril en desuso, fincas o granjas particulares. Afecta a otros 339 kilómetros, en los que se garantizará su estado y el tránsito, y podrán ser traspasadas a los núcleos urbanos en los que están enclavadas.

Cuatro programas de actuación

Jesús Julio Carnero explicó además que la Estrategia Viaria Provincial contempla cuatro programas de actuación, que se centran en la modernización de las carreteras, en la conservación ordinaria y extraordinaria, además de establecer un programa de cesiones a núcleos urbanos.

El ‘Programa de Modernización’ prevé una inversión total de 10,9 millones de euros para desarrollar 47 actuaciones con. De ellas, 12 corresponderán a acondicionamiento y mejora de carreteras con una inversión de nueve millones de euros; 22 a acondicionamiento de curvas, con 1.6 millones de euros de inversión; y tres circunvalaciones y travesías con un presupuesto de 270.000 euros. Estas últimas corresponden a las travesías de Llano de Olmedo y Nueva Villa de las Torres y la circunvalación de San Román de Hornija.

El ‘Programa de Conservación Ordinaria’ engloba todas las actuaciones destinadas a la conservación y a la mejora de la seguridad vial en toda la red, realizadas de forma continua y para las que se contempla una inversión total de 50,4 millones de euros. Aquí se incluyen, entre otras acciones, los refuerzos de firme y la conservación ordinaria; mejoras de la seguridad vial; nueva señalización horizontal y vertical; la vialidad invernal; el acondicionamiento de salvacunetas; y la recuperación medioambiental y adecuación paisajística.

Por su parte, el ‘Programa de Conservación Extraordinaria’ prevé invertir 8,53 millones de euros en este apartado, que prevé la rehabilitación y mejora de la capacidad estructural, así como la reposición y mejora de las características superficiales de 72 carreteras de la provincia, con el fin de impedir el agotamiento de la capacidad estructural del firme.

Por último, el ‘Programa de Cesiones prevé actuar en 43 tramos que se pretende ceder a los núcleos urbanos del término municipal por el que trascurren las denominadas Otras Vías, con una inversión de 2,79 millones de euros. La valoración de los costes se ha realizado estableciendo un precio medio de 200.000 euros por kilómetros para las actuaciones de acondicionamiento y mejoras, y de 60.000 euros por kilómetro para el resto de actuaciones.