Las muertes por suicidio duplican a las registradas en accidentes de tráfico

Óscar Fraile
-
Cartel del Teléfono de la Esperanza de su campaña de prevención del suicidio.

87 personas que se quitaron la vida en Valladolid entre 2012 y 2013, por los 46 fallecidos en la carretera · Varias organizaciones piden un plan nacional de prevención

Los suicidios se han convertido en un drama enquistado en España. Valladolid no es una excepción, y las cifras que arroja este problema no se han reducido desde que el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó a recoger los datos en 1993. Entre ese año y 2013, última estadística publicada, 870 personas se han quitado la vida en la provincia, una media de 41 al año.


El problema es tal que en Valladolid, durante los dos últimos años analizados, se han producido casi el doble de muertes por suicidios que por accidentes de tráfico. En 2012 fueron 43 frente a 22 y en 2013 fueron 44 y 24, respectivamente.


El pasado jueves se celebró el Día Mundial de la Prevención del Suicidio y varias organizaciones pidieron un plan nacional para abordar este tema. Una de las que tiene actividad en Valladolid y en otras provincias de España es el Teléfono de la Esperanza, que precisamente este año ha puesto en marcha una campaña llamada ‘Ponle ganas a la vida’. Los voluntarios especializados de este colectivo trabajan por mejorar la salud emocional de las personas que llaman al teléfono 902500002. Muchas de ellas están en una situación desesperada y es relativamente habitual que amenacen con quitarse la vida. Una afirmación que el entorno del afectado nunca debe obviar ni despreciar, tal y como aconsejan todos los profesionales.


En el año 2014 el Teléfono de la Esperanza recibió en toda España 1.745 llamadas en las que alguien manifestó su intención de suicidarse, un seis por ciento más que en el año anterior. Por eso se ha puesto en marcha esta campaña, que incluye varias acciones en Castilla y León, aunque ninguna en Valladolid. Por ejemplo, el jueves, en León, se leyó un manifiesto y se hizo una entrega de lazos verde, entre otras cosas. En Palencia se organizó una conferencia sobre el tema.


El comunicado del Teléfono de la Esperanza reconoce que el suicidio es un tema «difícil de abordar», pero también señala que «ha de sacarse a la luz porque la información, junto con el respeto y la responsabilidad, son elementos fundamentales para realizar un ejercicio de prevención y de atención ante esta preocupante realidad». Una realidad, que, por cierto, «es una experiencia devastadora para cualquier familia, para los amigos y para todo el entorno que lo vive de cerca».


Las estadísticas del INE también demuestran que la tendencia suicida es más habitual en los hombres que en las mujeres. Ellos protagonizan tres de cada cuatro casos en la provincia.


Por edades, y ya con datos de toda España, el tramo con más casos es el que va de los 30 a los 39 años, aunque este drama puede darse en todas las edades. De hecho, en 2013 se suicidaron en España nueve niños menores de 15 años y otras diez personas que tenían más de 94 años.