Los centros comerciales, listos para abrir desde el lunes

A. G. Mozo
-

El avance a la fase 2 de Valladolid reabre los centros comerciales, con el aforo limitado al 40% y con una batería de medidas de seguridad: alfombras desinfectantes, dispensadores de gel, señalética para el control de los flujos de movimiento...

Señalética instalada en Río Shopping. - Foto: Jonathan Tajes

GALERÍA

Preparativos para la apertura de los centros comerciales en Valladolid

Valladolid llega este lunes a la fase 2 de la ‘desescalada’ y lo hace dando más pasos hacia la ‘nueva normalidad’ que se atisba para los primeros días de julio en Castilla y León, Madrid y Barcelona. La gran novedad de este avance en el desconfinamiento es la reapertura de todos los centros comerciales. Vallsur, Equinoccio, Río Shopping, El Corte Inglés... todos se preparan para finiquitar casi tres meses de clausura. 
No será lo mismo, todavía no se podrán ocupar las zonas comunes ni las infantiles, habrá restricciones de aforo y un sinfín de medidas de seguridad, pero su apertura es un paso más, quizá el más significativo de esta fase 2 en la que se volverá a entrar en los bares y los grupos de amigos y familiares podrán ser de quince ya.
Las medidas son muy similares en unos y otros centros. Alfombras desinfectantes en la entrada, una señalética que controla los flujos de clientes, dispensadores de gel hidroalcohólico, más limpieza, más seguridad y, sobre todo, el estricto control del número de visitantes para acatar la principal restricción impuesta por el Gobierno: limitar el aforo al 40% en las tiendas y al 30% en los espacios comunes.
Se han instalado sistemas para la monitorizarán en tiempo real, que en el caso de Vallsur se basa en unos códigos QR para registrar la salida y entrada de las personas; en Río Shopping será automatizado; y en Equinoccio, por ejemplo «tendrá hasta alarma para avisar si el aforo se ha superado y limitar el acceso», detalla su gerente, Carolina Castro.
«Queremos que los clientes y los trabajadores (800 empleados hay en Vallsur) vuelvan a la actividad en el centro comercial con todas las garantías de seguridad. Hemos adoptado todas las medidas de obligado cumplimiento, así como otras adicionales, con el objetivo de que se sientan seguros, cómodos y tranquilos», explica, por su parte, Pablo Pérez, gerente de Vallsur.

HASTA EN EL PARKING

El centro comercial de la capital llevará el distanciamiento social hasta el mismísimo aparcamiento, ya que se estacionará en plazas alternas, dejando una libre entre vehículos. Todas las puertas serán de única dirección –unas de entrada y otras de salida–, pero siempre abiertas para evitar contactos. Además, se ha instalado una nueva señalética direccional e informativa con el fin de facilitar la circulación fluida de personas y garantizar la distancia mínima de seguridad. 
En todas las entradas a Vallsur, igual que ocurre en Río Shopping, hay alfombras desinfectantes para que las suelas del calzado de los clientes entren libres de virus. En igual sentido, se han instalado unos sistemas de nebulización.
Y es que la limpieza será una de las obsesiones de estos espacios, por lo que se ha llegado a duplicar el personal contratado, como es el caso concreto de Río Shopping, en donde, además, «habrá equipos específicos para la desinfección de las mesas y sillas del espacio de restauración», según apostilla su gerente, Juan Ros. «El objetivo es que sea seguro tanto para el cliente como para los trabajadores, ya que aquí trabajan unas 2.500 personas», remarca Ros. En pos de la limpieza de unos y otros, los dispensadores de gel hidroalcohólico pasarán a ser un elemento más dentro de la decoración, igual que la señalética para determinar por dónde se sale y por dónde se entra a las tiendas, o dónde se puede sentar alguien a comer, ya que las reaperturas de Vallsur, Equinoccio y Río Shopping llegan también con sus zonas de restauración.

MAMPARAS

Las mamparas de metacrilato estarán muy presentes, tanto entre las mesas de todos los restaurantes, cuando no se puedan respetar esos dos metros, igual que en las decenas de cajas que, por ejemplo, tiene El Corte Inglés en sus dos tiendas de Valladolid. Allí también hay señalética específica para regular la circulación de los clientes y garantizar distancias de seguridad.
El refuerzo también afecta a los equipos de seguridad –duplicados en el caso de Río Shopping– para garantizar el adecuado control del accesos y el respeto a la distancia de seguridad, aunque Ros apela a la «responsabilidad» del cliente. En cualquier caso, en todos los centros se exigirá el uso de mascarilla.