Kamen: "El separatismo catalán es un mito total"

Fernando Prieto (EFE)
-

El historiador británico publica 'La invención de España', donde interpreta símbolos como Numancia, Covadonga o la Inquisición

Kamen: "El separatismo catalán es un mito total" - Foto: Emilio Naranjo

El prestigioso historiador británico Henry Kamen dedica su último libro, La invención de España.Leyendas e ilusiones que han construido la realidad española (Espasa), a interpretar algunas de las imágenes que con el tiempo han contribuido a formar una interpretación de España: Numancia, Santiago, Covadonga o la Inquisición, sin olvidar lo que denomina «la leyenda sobre el levantamiento de Cataluña (1705-1714)».
«Cataluña siempre ha formado parte de otras entidades, como la Corona de Aragón o la propia España, nunca ha sido una entidad independiente», subraya Kamen, quien desde hace mucho tiempo reside en Barcelona y está considerado como uno de los grandes especialistas en los siglos XVI y XVII en la Historia de España, los que coinciden con la denominada Monarquía Hispánica.
A su juicio, «el independentismo ofrece la perspectiva de separarse del pasado y soñar con un futuro que no existe». «Si se toma en consideración alguna encuesta reciente, que subraya que el 60 por ciento de los catalanes no desea la secesión, se observa que el independentismo no es mayoritario».
«Otra cosa -afirma- es el nacionalismo catalán, que es muy fuerte e importante, está muy arraigado y tiene una larga tradición política tras de sí», subraya el experto, que añade:«La mayoría de los catalanes son nacionalistas pero no son independentistas, pues se observa que ellos mismos no saben qué significa la independencia».
En su libro, Kamen no hace una mera digresión sobre la Historia de España o sobre la tantas veces manoseada idea de España, sino que aborda diversos mitos y los desmenuza pormenorizadamente para dar a entender que sin ellos no se puede comprender un cierto concepto nacional.
Así, en su obra afirma que «la realidad es lo que aparentemente sucedió, mientras que el mito es lo que debería haber sucedido (el pasado) o lo que esperamos que suceda (el futuro)».
El escritor nacido en Birmania  destaca que «los mitos son una consecuencia de las circunstancias y muchos de ellos han contribuido de manera muy importante al desarrollo de un país». «No se les puede rechazar, sino que hay que invitarlos a bordo, convivir con ellos y entenderlos».
También reflexiona en su libro sobre la aparente contradicción que existe entre la idea de que «España es la nación más antigua de Europa», como señalan pensadores como Julián Marías, al que cita, y el hecho de que el himno nacional sea uno de los pocos del mundo que carece de letra y no fue adoptado oficialmente hasta mediados del siglo XIX, al igual que la bandera. Ambos factores, a su juicio, significan que «España tiene un problema para afirmar lo que es». «Los himnos afirman una realidad que existe, pero el problema de España es que, como tiene dificultades para afirmar su propia cohesión, el himno y la bandera no son lo más importante».
Es mucho más importante, subraya, que los españoles «tengan un sentimiento común», que los cohesione, y esa falta de cohesión (o de afirmación de esta) «es un problema que todavía existe».


Elogio de la monarquía

El hispanista británico, que en su libro afirma que la Monarquía española ha sido siempre «una institución en entredicho», elogia el papel desempeñado por Felipe VI y su padre, Juan Carlos I, ahora más cuestionado que nunca. Ambos, cada uno en su tiempo y en su momento, «han actuado bien y han aceptado colaborar con todos» y, en estos tiempos la Corona «ha trabajado muy bien para afianzar la cohesión y la estabilidad entre los españoles y darles un cierto sentido de unidad», destaca.