Los casos aún deben bajar a la mitad para pasar a la fase 1

A. G. Mozo
-

Valladolid solo cumple uno de los tres nuevos requisitos de la Junta, el relativo a la proporción de pruebas PCR. El gran escollo son los nuevos positivos ya que el baremo para esta provincia sería de 52 en una semana y la última aún se han dado 160

Personal de Sacyl acompaña a una paciente en la zona de ‘pretriaje’ del Hospital Río Hortega. - Foto: Ical

Valladolid tiene una semana para revertir sus datos epidemiológicos si no quiere volver a quedarse fuera de la fase 1 de la ‘desescalada’. Los números globales de la provincia y, sobre todo, los de la capital están aún lejos de los baremos fijados por la Consejería de Sanidad para poder saltar de fase y, por el momento, ya la han dejado al margen de las dos primeras listas elaboradas por la Junta de Castilla y León para su aprobación definitiva por parte del Ministerio de Sanidad. La fase 0 es, por ahora, el escenario para la gran mayoría de vallisoletanos, después de que el día 11 avanzasen a la 1 los casi siete mil vecinos de las zonas de salud de Mayorga, Esguevillas y Alaejos, y de que el próximo lunes lo hagan los seis mil residentes en otros 45 municipios del norte de la provincia, en otras tres comarcas: Mota del Marqués, Villafrechós y Villalón.
La siguiente ‘ventana’ para saltar de fase se abre el día 25 y mucho tienen que cambiar las cosas en Valladolid, ya que deben reducirse a la mitad los nuevos casos. Las dos áreas de salud en que se divide la provincia no se encuentran aún en las condiciones fijadas por la Junta, pese que se ha pasado de la teoría de los cero casos en siete o catorce días a aceptar (entre otros criterios) el paso con una tasa de tres por cada 10.000 habitantes en los últimos catorce días o una de uno por cada 10.000 en los últimos siete. El área Este tiene una tasa de 5,4 casos en los últimos catorce días y de 2,3 en los últimos siete, mientras que el área Oeste está en tasas de 5,2 y 2,6, respectivamente. «En un inicio, los criterios han sido más rígidos», aseveraba la consejera de Sanidad, quien reconocía la importancia de pasar a la fase 1, pero hacerlo «con prudencia y responsabilidad». «Los repuntes nos aterrorizan», admitió este jueves Verónica Casado.

NUEVOS CRITERIOS

El portavoz de la Junta, por su parte, advirtió que «la peor estrategia de ‘desescalada’ sería tener que volver al confinamiento», al tiempo que insistió en que «no se va a correr»: «Queda poco. Durante las semanas siguientes vamos a poder proponer provincias enteras, pero hay que seguir los números. Estamos en una cifra de contagios baja, pero no cero», argumentó Francisco Igea. Además de bajar la ratio de contagios a las tasas ya citadas, otro de los requisitos implantados esta semana habla de que el número de pruebas PCR realizadas en la zona en cuestión dividida por el número de casos sospechosos sea de más de dos PCR por caso. 
Este sería, por el momento, el único filtro que pasaría Valladolid. Si se toman como referencia los datos de la última semana, en esta provincia se habrían llevado a cabo ocho veces más pruebas PCR (4.417) que los nuevos casos que llegaron a Atención Primaria como sospechosos (608). Desde el inicio de la pandemia son casi doce mil los pacientes con sintomatología controlados y las pruebas PCR ya superan las 37.000.
Pero el problema está en el flujo de aparición de los nuevos casos, si bien ahora no basta con tener una sintomatología compatible, ya que el Ministerio exige que se trabaje sobre la base de los positivos por PCR, pero aún así, todavía se está lejos de los números considerados por la Consejería de Sanidad como asumibles.
Así, en los últimos siete días, se han confirmado 160 casos en toda la provincia que llevan el total de positivos por PCRhasta los 4.101 (al cierre de esta edición, el día 14) y que alejan el objetivo de esa tasa de uno por 10.000 habitantes en los últimos siete días. De este modo, en cifras absolutas, Valladolid contaría con un ‘tope’ de 52 casos en siete días y de 156 en catorce; la realidad de las últimas dos semanas en esta provincia habla de 295 casos.

30 CASOS EN LA CAPITAL

Gran parte de culpa en ese avance o no de fase del grueso de la provincia se encuentra en la capital y su zona periurbana, ya que, lógicamente, es donde más población reside y donde será más complicado lograr las tasas de ese baremo de la Junta. Serían 30 nuevos positivos por PCR en una semana y 90 en los últimos catorce días.
En este mismo sentido, y ante la petición del alcalde de avanzar de fase de cara al día 25, Francisco Igea, fue contundente y aseveró que la capital todavía no está en situación de llegar a la fase 1 de la ‘desescalada’, a pesar de lo dicho por Óscar Puente: «Valladolid está mejorando sus cifras y esperamos que pronto pueda pasar, pero solo pasará cuando cumpla los criterios necesarios». La situación es similar en la mayoría de grandes núcleos urbanos y el portavoz de la Junta insistió en su llamada a la calma: «No prevemos que la región pase de fase de forma unánime el día 25».
«No hay que competir entre las zonas. Los alcaldes tienen siempre prisa, pero hay que seguir siempre con cautela y prudencia», añadió la consejera de Sanidad, que recordó que, una vez se está en fase 1, «hay que ser capaces de detectar pronto los nuevos casos, aislarlos y poder estudiar los contactos que hayan podido mantener cada uno de esos nuevos contagios».