La Comunidad mantiene el toque de queda desde las 22 horas

SPC
-

Fernández Mañueco asegura que «en este momento» mantendrá la movilidad entre comunidades y que la Junta trabaja en nuevas medidas económicas

Un control policial durante la primera noche del toque de queda en Valladolid. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, anunció ayer que mantendrá el toque de queda en Castilla y León entre las diez de la noche y las seis de la madrugada que entró en vigor el pasado sábado. El jefe del Ejecutivo, quien presidió ayer por la tarde un Consejo de Gobierno extraordinario después de la declaración del estado de alarma que le confiere la condición de autoridad para gestionarlo en la Comunidad, aseguró que «en este momento» no habrá cierre perimentral del territorio y se mantendrá la movilidad entre comunidades autónomas.
En una declaración institucional, explicó que el estado de alarma le permite ratificar la medida que ya está en vigor de limitación de la movilidad en horario nocturno sin tener que «acudir en este momento» al confinamiento perimetral de la Comunidad y restringir la movilidad con las comunidades, aunque afirmó que se aplicarán nuevas medidas en función de la evolución de la pandemia.
De esta manera se mantiene la franja nocturna que se inauguró el sábado, pese a que el real decreto del Gobierno decreta la obligatoriedad en todo el territorio entre las once y seis de la mañana, pero concede a las comunidades poder adelantar o retrasar una hora.
Castilla y León mantiene también el aforo de bares y hostelería, sin cerrar el interior de los mismos como se ha hecho en algunas comunidades, ya que el presidente de la Junta aseveró que, en vista a la experiencia de otros territorios, se ha comprobado que es una medida eficaz.
«Continuaremos aplicando las medidas que sean necesarias conforme a la evolución de la pandemia apoyados en la base científica del comité de expertos y en los acuerdos de los órganos de coordinación», precisó Fernández Mañueco, en su comparecencia, en la que reconoció que se trata de acciones «duras que condicionan la vida, pero necesarias para frenar la pandemia».
El presidente de la Junta manifestó que habían pedido instrumentos jurídicos al Gobierno el pasado jueves para la limitación de la movilidad nocturna y subrayó que, al no acordarse en el Consejo Interterritorial de Salud, su Gobierno se adelantó «para salvar vidas» y el viernes por la tarde se acordó el toque de queda, que se inició el pasado sábado por la noche, según informa Ical.
Fernández Mañueco se mostró convencido de que estas medidas contribuirán a reducir la presión en el sistema sanitario, en particular en los hospitales, y puso en valor que se han ampliado las UCI, hay más rastreadores y más respiradores, unido a «excelentes profesionales que se entregan hasta el agotamiento».
Nuevas medidas.

Además, afirmó que su Gobierno trabaja en nuevas medidas económicas y de empleo para trabajadores, empresas y autónomos, así como en otras de carácter social para familias y también para las entidades locales.
Por último, agradeció la «implicación colectiva» para reducir los contactos, incluso entre las personas más cercanas, y advirtió de que actuarán con «firmeza» ante «actuaciones incívicas», para subrayar que solo desde la seguridad sanitaria se vencerá al virus y se iniciará la recuperación. «Cumplir las normas protege, salva vidas, todos juntos lo superaremos», concluyó.