Masip: "En esta ocasión me tocó acertar a mí"

D.V.
-

El portero del Real Valladolid reconoce que durante la semana se trabaja quién lanza los penaltis del equipo rival y de qué manera suele hacerlo

Masip, en el momento de atajar el penalti de Aspas. - Foto: realvalladolid.es

El portero del Real Valladolid, Jordi Masip, quien se convirtió en protagonista del partido ante el Celta de Vigo al detener un penalti a Iago Aspas, ha asegurado este jueves, en rueda de prensa telemática, que "en el fútbol hay aciertos y errores", y en esta ocasión, le había tocado acertar a él.

Masip ha reconocido que durante los entrenamientos previos "se preparan los penaltis y se analiza quién los lanza en el equipo rival, y de qué manera suele hacerlo", y en este caso logró detenerlo, pero en el partido ante Leganés no lo consiguió, a pesar de haberlo trabajado igual.

El meta catalán no dio lugar a dudas con respecto a su posición en la portería, ya que tenía un pie totalmente dentro de la línea, con el que se impulsó hacia la dirección en la que lanzó Aspas, apenas una décima de segundo antes, lo que le permitiría desviar el balón e impedir el gol de los gallegos. "Desde que se impusiera la nueva norma, se ha trabajado mucho en ella y el árbitro me insistió mucho, antes del lanzamiento, en que tuviera un pie en la línea, por lo que yo traté de hacerlo lo más correcto posible", ha detallado en declaraciones que recoge Efe.

Respecto al partido, ha apuntado que su equipo "hizo un gran choque desde el punto de vista defensivo, mostrando una generosidad y una solidaridad que es muy difícil de ver en el fútbol y actuando como un bloque sólido, aunque sí es cierto que hubo fallos de concentración que habrá que corregir".

Tras los tres puntos logrados ante Leganés y el sumado ante el cuadro gallego, Masip considera que "se ha dado un paso importante en la lucha por la permanencia" pero es consciente, al igual que sus compañeros, de que "queda aun mucho camino por recorrer, hasta que las matemáticas digan que estamos salvados".

En su opinión, al Real Valladolid "aun le queda mucho margen de mejora, sobre todo en el plano ofensivo" porque, tal y como ha explicado, "al volver a entrenar, después de un parón tan largo y una situación tan complicada, el sistema defensivo ya estaba adquirido pero en ataque cuesta más coger el ritmo".

También ha reconocido que "se hizo muy extraño jugar en un estadio vacío, porque uno va a jugar para su afición, para su gente, para notar su calor, pero es lo que toca asumir y es importante saber adaptarse a estas circunstancias especiales, que ojalá pasen cuanto antes".

Otro encuentro que ya ha pasado y que deja paso al siguiente, al que enfrentará este sábado al cuadro blanquivioleta con el Atlético de Madrid, "uno de los grandes de la liga" que les va a "poner muchos problemas", ya que cuenta con "grandes jugadores" que pueden desequilibrar el juego en cualquier momento. "Habrá que hacer un partido casi perfecto para poder sacar algo positivo del Wanda, pero nosotros estamos con ganas y dispuestos a conseguirlo. Sabemos que cada tres días tenemos que iniciar otra guerra y queremos sacar puntos de todas ellas", ha concluido el jugador que impidió la victoria del Celta.