Petición de hasta siete años para los acusados de Las Viudas

D.V.
-
Petición de hasta siete años para los acusados de Las Viudas

Los policías municipales agredidos en Las Viudas piden entre tres años y medio y siete años de cárcel para los acusados de la agresión de septiembre de 2018 en este barrio de la ciudad por parte de cinco personas

Las acusaciones particulares en el caso de los policías municipales que el día 10 de septiembre de 2018 fueron, supuestamente, agredidos por cinco personas en el barrio de Las Viudas solicitan condenas de entre tres años y medio y siete años de cárcel para los cinco encausados por delito de atentado y lesiones.

Los letrados de dos de los tres policías municipales denunciantes -uno de ellos no se ha personado- tipifican los hechos como constitutivos de un delito de atentado a agente de la autoridad y otro de lesiones, según sus respectivos escritos de calificación provisional a los que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas.

Tan sólo uno de los procesados, Francisco R.B., es imputado por atentado, con la solicitud de tres años y medio de prisión, mientras que los otros cuatro, su hermano Israel R.B; el padre de ambos, Francisco R.R; el cuñado de éste, Luis H.B., y un amigo de la familia, José Ángel J.R, deberán responder tanto del referido delito como del de lesiones, por lo que cada uno de ellos se expone a un total de siete años de privación de libertad, a razón de tres año y medio por cada una de las acciones presuntamente delictivas cometidas.

En concepto de responsabilidad civil, el letrado de uno de los policías lesionados solicita a Luis H.B. el pago de un total de 3.901 euros por los días impeditivos del funcionario y la cantidad que el juzgado acuerde en ejecución de sentencia por las lesiones sufridas, mientras que la otra acusación particular interesa que Francisco R.R., Israel R.B. y José Ángel J.R. indemnicen de forma conjunta y solidaria a su representado con la cantidad de 2.573 euros.

Los escritos de acusación de los dos policías personados, a falta aún del correspondiente al Ministerio Fiscal, se produce pocos días después de que el Juzgado de Instrucción número 4 de Valladolid dictara auto de imputación contra los cinco supuestos agresores.

En la misma resolución, el instructor acordó igualmente el sobreseimiento de las denuncias que cuatro de los investigados habían formulado contra los agentes y que les habían llevado a personarse como acusación particular para reclamar daños y perjuicios por las lesiones que decían haber sufrido.

Los hechos se produjeron durante la tarde-noche del 10 de septiembre en la calle Ebro de Valladolid, cuando, como así explicó más tarde la intendente jefe del Cuerpo, Julia González, los tres funcionarios sorprendieron a un joven mientras trataba de arrojar a la basura los restos de una encimera, por lo que procedieron a identificarlo por una presunta infracción administrativa, dado que este tipo de residuos no puede ser arrojado en los contenedores convencionales.

Sin embargo, el joven, siempre según la versión policial, se resistió a la identificación, momento en el que comenzaron a acumularse más personas que rodearon a los agentes, los cuales tuvieron que solicitar la presencia de refuerzos, tanto de la Policía Municipal como del Cuerpo Nacional de Policía.

En el lugar llegaron a congregarse varios cientos de personas que comenzaron a propinar puñetazos y patadas a los agentes--en el escenario se recogió un cayado o bastón--, por lo que finalmente cuatro personas resultaron detenidas, a las que luego se sumó una quinta, y tres policías sufrieron lesiones.