CSIF denuncia "deficiencias" en el centro de La Magdalena

D.V.
-
CSIF denuncia "deficiencias" en el centro de La Magdalena

La reclamación y la denuncia pública del sindicato independiente se reiteran "desde hace demasiado tiempo, los usuarios no merecen sufrir esta situación"

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios vuelve a exigir “una solución urgente” a las deficiencias del Centro de Salud Magdalena de Valladolid, denunciando la pasividad y el abandono de la Junta, a pesar de que -en diferentes ocasiones- la delegada de Prevención de Riesgos Laborales de CSIF viene poniendo en conocimiento de los responsables de la Gerencia de Salud los problemas que, desde hace años, presenta este centro sanitario. Se está pendiente de la construcción de un nuevo centro “que nunca llega, mientras falta espacio para las consultas y atención sanitaria, almacenes o vestuarios”, lamenta CSIF.

En el año 2009, Sacyl planteó la construcción de un nuevo centro, “al comprobar todos los problemas y deficiencias que el actual presentaba, y que continúa presentando”. Pero la llegada de la crisis económica y la merma progresiva de inversiones motivaron el olvido de este proyecto, explica CSIF. Actualmente, “Sacyl tiene un nuevo proyecto, unos terrenos para su ubicación y una partida presupuestaria que permitirá su construcción, pero su construcción no avanza, mientras que los problemas y las deficiencias de la asistencia se agravan”.

El Centro de Salud Magdalena se encuentra ubicado en los bajos de un bloque de viviendas de la calle Renacimiento. Comenzó a funcionar a principios de la década de 1990, y se atiende a una población de unas 11.000 personas.

Hace año y medio, los profesionales y los vecinos afectados llevaron a cabo concentraciones semanales, para recordar a la Gerencia la necesidad de la construcción del nuevo centro de salud, pero “los responsables siguen haciendo oídos sordos a la reclamación”, recuerda CSIF.

Limitaciones y deficiencias

Uno de los problemas es la falta de espacio. El insuficiente número de consultas obliga a los usuarios del centro a desplazarse, fuera de su zona de salud, para recibir atención médica por parte de odontólogos, higienistas dentales o fisioterapeutas. La circunstancia de que las consultas médicas y de enfermería sean pequeñas dificulta, en ocasiones, la entrada de pacientes con sillas de ruedas o con cochecitos de bebés, indica CSIF.

La sala de extracciones es, a su vez, sala de urgencias, continúa el sindicato independiente. “Esto puede provocar que, en determinadas ocasiones, sea necesario atender una urgencia y las extracciones tengan que paralizarse, hasta que se resuelva la urgencia o el traslado del paciente a un centro hospitalario. Las mujeres embarazadas, que son atendidas en este centro, se ven obligadas a acudir a sus clases de preparación al parto a otro centro de salud alejado de la zona”.

El espacio para almacenaje es insuficiente. El centro dispone de dos pequeños almacenes para guardar el material del centro, por lo que parte se deja fuera de ellos (en la sala de espera, junto la entrada de la sala de extracciones). Los trabajadores no disponen de los vestuarios que ordena el R.D. 486/1997. Las taquillas, por falta de espacio, se encuentran en baños o en almacenes.

La sala de curas es pequeña y el mobiliario está en muy mal estado (puertas caídas, encimera levantada…), denuncia CSIF, que apunta que en los estrechos pasillos se encuentran las sillas donde esperan los pacientes para ser atendidos.

Por otra parte, el contenedor de restos biológicos se guarda en un lugar no adecuado. La normativa obliga que se guarde en un lugar con una baja temperatura, y si esto no fuera posible que se recoja (por parte de la empresa encargada) cada 72 horas. “Actualmente se guarda en el almacén de material fungible, a temperatura ambiente y se recoge una vez a la semana”, aclara CSIF.

Tampoco existe señalización de emergencia, “de obligado cumplimiento en todos los centros públicos; y el acceso de los vehículos de emergencia (bomberos, ambulancias) que precisen acudir al centro no se puede realizar en unas condiciones óptimas. La calle es de un solo carril, con vehículos aparcados y zona ajardinada. “Se acaba de colocar una puerta de emergencias, dos años después del requerimiento de la Inspección”, apunta CSIF como ejemplo de la dejación que hace la Gerencia con este centro.