Nuevas tecnologías para recuperar el enoturismo

Ical
-

La Ruta del Vino Ribera del Duero presenta un Plan de Contingencia centrado en 12 medidas, con el fin de alcanzar un mayor número de visitantes tras el fin del estado de alarma

Viñas en Curiel de Duero. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

La Ruta del Vino Ribera del Duero presentó hoy un primer avance sobre el Plan de Contingencia que están preparando para la recuperación del enoturismo en la Ribera del Duero. En él exponen algunas de las líneas de apoyo que buscan desarrollar con el fin de aliviar la presión económica tras la crisis del COVID-19, y destacan la importancia del uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales en este proceso. 

A través de un estudio, la Ruta analiza la situación que afrontan antes y después del COVID-19, con posibles escenarios tras la pandemia, y una serie de medidas a implantar para mejorar la situación y evitar la crisis. En relación a los posibles escenarios que se plantean post COVID-19, estiman que la ruta en 2020 logre 35.000 turistas, en un escenario poco interesantes, y que en un escenario óptimo podría alcanzar hasta los 60.000. Por su parte, en 2021 calculan que en un primer escenario menos interesante los visitantes alcanzarían la cifra de 60.000 y en una situación óptima esta ascendería a 150.000. 

Entre sus oportunidades, la Ruta destaca a los turistas de proximidad tras el coronavirus, la existencia de un producto asequible o la ampliación del target por el interés en viajes cortos y a destinos cercanos. Afirman además que la Ruta cuenta con el prestigio de la marca Ribera del Duero, y una gran cercanía con los principales mercados emisores. Entre sus debilidades señalan una red de comunicaciones deficiente y el desconocimiento de la oferta entre adheridos de distintas zonas, dos aspectos que buscan potenciar con esta batería de medidas.

En un comunicado emitido por la la Ruta, señalan que su primera medida será buscar el apoyo de sus adheridos, lo que se traduce en minorar las posibles bajas derivadas de la crisis, realizar viajes de familiarización entre adheridos, al menos uno por provincia; así como estrechar lazos de comunicación, utilizar plataofrmas para mantener reuniones o preparar la renovación de la certificación como Ruta del Vino. 

Asimismo señalan la importancia de llevar a cabo una formación en el formato webinar, con temáticas sobre cómo mejorar la gestión turística de bodegas o crear soportes promocionales atractivos. Destacan también la necesidad de reforzar el papel de comercialización de la Ruta, reforzando la oferta en los segmentos gastronómicos, familiares, eco-friendly, los jóvenes consumidores o la naturaleza.

Comunicación

Por otro lado, otro de los puntos fuertes de este Plan de Contingencia residen en las redes sociales y la comunicación. En primer lugar, con respecto a la página web de la ruta, destacan como objetivo lograr 30.000 visitas únicas al mes de media. Para ello se reforzarán los contenidos del blog, y se llevarán a cabo distintas acciones para acentuar esta plataforma.

A través de las redes sociales se llevarán a cabo también diferentes campañas y lograr un aumento del 25 por ciento de los seguidores en Instagram. A través de sorteos y concursos se buscará a atraer a público nuevo. La comunicación jugará a su vez un importante papel, con el apoyo puntual presencia en eventos y acciones y centrándose en dar información a través de los medios nacionales.

Recursos digitales

Además, platean la creación de una figura que ejerza como Anfitrión de la Ruta, con el objetivo de generar prescriptores reconocidos. Para ello se propondrá un road-trip por la Ribera, así como un cobranding con una marca de automóvil. Entre sus medidas se encuentra también el uso de los recursos digitales al servicio de la Ruta vía podcast, mediante plataformas como Spotify e iVoox.

De esta forma buscarían trasladar los contenidos del blog a pistas de audio, contribuyendo al turismo inclusivo y buscando alianzas transversales con otras plataformas como Alexa o cadenas de gimnasios que prestan servicios de Spotify a clientes, entre otros. 

Las visitas virtuales 360 grados sería otra forma de utilizar estas nuevas tecnología, mediante el uso de programa como Tour Creator o Google Street View, para incentivar así el consumo de destino desde otras plataformas. 

Un Rally Fotográfico de Naturalesa para aumentar la afluencia controlada de turistas o encuentros digitales con adheridos vinculados al entorno de la Ruta se añaden también a la lista de medidas que prepara la organización. 

Por último destacan la importancia de adaptar el proyecto Inventrip a las necesidades Post COVID-19, mediante la reconversión de los protocolos de seguridad: conteo de turistas, cartas de restaurantes para evitar el uso de papel como fuente de contagio, entre otros.