Las empresas se ahorran 2.565 empleos en horas no pagadas

ICAL
-
Las empresas se ahorran 2.565 empleos en horas no pagadas

Las horas sin abonar se multiplicaron el pasado año por más de tres respecto a las 31.300 de 2017. UGT y CCOO exigen a los empresarios que cuenten lo que se ahorran en sueldos cuando critican que se suban los salarios y el absentismo

Los asalariados de Castilla y León asumieron 188.500 horas laborales extras no pagadas por los empresarios cada semana durante el último trimestre de 2018, los últimos datos disponibles de la Encuesta de Población Activa (EPA), lo que supone que las compañías de la Comunidad, se ahorraron el abono de 4.700 puestos a tiempo completo (40 horas), que cubrieron gratis.

Los datos desagregados de que dispone el INE por provincias, sólo aportan datos individuales para Burgos, León y Valladolid, mientras que las demás se incluyen de forma conjunta en un apartado denominado “resto. La inmensa mayoría de las horas extras semanales sin pagar se contabilizaron entre octubre y diciembre de 2018, en Valladolid, con 102.600, que suponen un ahorro de contratación empresarial de 2.565 puestos. Estas horas sin abonar se multiplicaron por más de tres respecto a las 31.300 de 2017.

En cuanto a la provincia burgalesa, se registraron 24.600 horas extras sin remunerar, que impidieron la generación de 615 puestos de trabajo a tiempo completo; mientras que en León, ascendieron, siempre según la EPA, a 18.600, con lo que los empresarios se ahorrar la contratación de 465 personas. Las horas extras semanales sin pagar en la provincia burgalesa mermaron un 18,5 por ciento, y en la leonesa, un 44,1 por ciento, respecto a 2017.

Por lo que se refiere al resto de provincias, el muestreo del INE contabilizó 42.600 horas extras de los asalariados sin abonar por parte de sus empresas, lo que supone que se dejaron de generar en esos territorios 1.065 puestos de trabajo a tiempo completo. Las horas extras gratis en esta zona conjunta disminuyeron en relación al año anterior un 22,9 por ciento.

Los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a la Agencia Ical, revelan que las horas extras no remuneradas crecieron de forma espectacular durante el último año, ya que en el mismo periodo de 2017, ascendieron a 150.100, lo que supone que los trabajadores hicieron 38.400 horas más sin pagar que en 2017, con un avance porcentual del 25,5 por ciento.

En el conjunto nacional, se contabilizaron 2.962.000 horas extraordinarias gratis para las empresas en el trimestre de estudio, el de cierre de 2018, que impidieron la creación en el conjunto nacional de 74.000 empleos. El número de horas extras no pagadas creció en el conjunto nacional un 8,3 por ciento respecto a 2017.

El INE constata que las horas extras semanales pagadas superaron a las no abonadas por los empresarios en el último trimestre del año pasado. Sin embargo, cabe destacar que frente al incremento de las horas extras no pagadas, las cotizadas por la empresa disminuyeron un 0,2 por ciento, hasta un total de 200.700 semanales.

Los datos provinciales reflejan que el mayor volumen de horas extras pagadas se registró en Valladolid, 81.400 semanales, con un aumento espectacular respecto a los mismos meses del año anterior, del 109 por ciento. Por el contrario, disminuyeron en la provincia de Burgos, 27.000 un 37,7 por ciento; y en la de León, 16.600, un 58,7 por ciento. Cabe destacar que en la provincia leonesa las horas extras no pagadas superaron a las pagadas, 18.600 frente a 16.600.

Por último, el resto de provincias, que se aglutinan en un solo apartado, contabilizaron 75.700 horas extras abonadas por las empresas, lo que supone una disminución respecto a los datos del año pasado por las mismas fechas del 8,4 por ciento.

 

Ataque y derribo patronal

Los secretarios de Política Sindical, Industrial y Empleo de UGT y de Acción Sindical y Negociación Colectiva de CCOO, Raúl Santa Eufemia y Fernando Fraile, respectivamente, arremeten contra la patronal y su discurso frente a las subidas salariales y contra el absentismo, porque los datos de horas extras lo desmontan.

Santa Eufemia carga contra la patronal y su campaña de “ataque y derribo” a la política de subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) del Estado, cuando “omite constantemente hablar de la realidad de los salarios si se pagasen las horas extras que se hacen”.

El portavoz sindical denuncia que durante los dos últimos meses desde el mundo empresarial se ha desarrollado un campaña sistemática contra la subida del SMI, cuando encima ese alza “se ha quedado corto” ya que el objetivo sindical es alcanzar los 1.000 euros en 14 pagas anuales. “La patronal ha salido de la cueva a amedrentar, a meter miedo y a atacar diciendo que aumentará el desempleo, pero poco habla de las horas extras no pagadas”, dice, para denunciar la situación de sectores como el hostelero donde es una práctica habitual.

En este sentido, exhorta a “buscar el debate real de lo que no se paga”, y se verá “lo que hay que pagar”, razona, para incidir en que desde el sindicato rechazan las horas extras y apuestan por la contratación para generar empleo.

Más de 10.000 nuevos puestos

Por su parte, Fernando Fraile apela a eliminar todas las horas extras para convertirlas en nuevos empleos y exige un registro efectivo de la jornada de trabajo, que permita conocer las horas reales que se hacen en jornada efectiva. En este sentido, recalca que eliminar las horas extras, las pagas y las que no se abonan, permitiría generar más de 10.000 empleos a tiempo completo en la Comunidad.

Fraile denuncia que la mayor parte de las horas extras las están acometiendo trabajadores con contratos a tiempo parcial y donde menos se pagan, indica, es en actividades financieras y de seguros, así como en hostelería donde no se abona el 54 por ciento de las horas extras que se hacen.

El secretario de CCOO recuerda que se trata de trabajo voluntario y constata que “tiene mucho que ver con la cultura del presentismo, quedarse hasta última hora aunque no haya nada que hacer”, indica, para lamentar que esto representa “todo lo contrario a la productividad” que se persigue.

Por último, pone sobre la mesa que estos datos de horas extras convierten el discurso del absentismo laboral de la patronal en algo “irrelevante” ya que frente a las miles de horas que están haciendo de más los trabajadores, el dato de absentismo se situó el año pasado para el conjunto laboral en menos de un minuto al día, incluidas huelgas y cierre patronales.