Los fuegos por pelusas disparan las salidas de los Bomberos

A.G.M.
-
Los fuegos de pelusas disparan las salidas de los Bomberos

Desde que empezó la 'temporada', en mayo, se han registrado ya 56 casos en Valladolid y los responsables del servicio de extinción denuncian que «más del 90% son provocados»

El goteo de fuegos por pelusas es constante. Llamadas que alertan de un incendio, o de un conato en unos matorrales y que, en esta época, suelen estar acompañadas de la presencia de esas pelusas y que, en «más del 90% de los casos», son provocados.
Una el día 12, cinco el 13 y el 25, tres el 28... y así hasta sumar las 56 acumuladas entre el pasado 11 de mayo -cuando se puede decir que arrancó la ‘campaña’- y el jueves 6 de junio, y que supondrían una de cada cinco intervenciones del Servicio de Extinción de Incendios del último mes, puesto que en todo mayo se alcanzaron las 284 salidas, «de todo tipo, no solo de incendios», tal como puntualiza el jefe del Cuerpo Municipal de Bomberos, Javier Reinoso, quien explica que, en efecto, «la inmensa mayoría de intervenciones de incendios de vegetación, pastos, arbolado... de este último periodo primaveral, están relacionadas con incendios provocados por pelusas».
Las intervenciones se disparan por culpa de esas pelusas, pese a que en muchos casos es mayor el trastorno que provoca la salida en sí que la extinción. El más ‘grave’ de la ‘temporada’ fue el ocurrido el pasado domingo 2 de junio junto al río Pisuerga (en Cabezón) y que arrasó 1,31 hectáreas. En media se quedó el registrado al día siguiente en el Camino del Cabildo y en unos 2.500 metros cuadrados, uno del 28 de mayo junto al Canal de Castilla.
El denominador común de la mayor parte de los casos suele ser la cercanía de zonas de chopos en que se acumulan el vilano, que es el nombre de estas pelusas y que, según explican los Bomberos, «es el sistema que tienen los chopos para que las semillas lleguen más lejos gracias al aire».