El precio de los alquileres alcanza su récord

Óscar Fraile
-

El importe medio de la oferta en la provincia llega a 6,9 euros por metro cuadrado, y 7,2 en la capital tras una subida del 10,5 por ciento en un año

El precio de los alquileres alcanza su récord

Encontrar una vivienda de alquiler con unas condiciones mínimamente dignas y un precio asequible se empieza a convertir en una odisea para las personas que navegan por los portales especializados de Internet o acuden a alguna agencia. La burbuja que empezó a inflar los precios hace años ha llevado a la provincia a su récord: 6,9 euros por metro cuadrado. Según el portal Idealista, especializado en el mercado inmobiliario, Valladolid es una de las 25 capitales de provincia en las que se ha registrado este fenómeno. Porque, si se tienen en cuenta solo las viviendas que están en el mercado de la capital, el municipio de Valladolid también ha registrado su máximo histórico, con 7,2 euros por metro cuadrado.
Estos precios corresponden al mes de junio de este año y son un 5,7 por ciento más caros que en marzo y un 10,5 por ciento más que hace un año. Según el informe de Idealista, la escalada de precios comenzó a principios del año 2015, cuando la media se situaba en cinco euros por metro cuadrado. La tendencia de mercado se vio acelerada por la escasez de viviendas disponibles. Poco donde elegir para los potenciales inquilinos y, por ende, subida de precios por parte de los propietarios, que en casi todas las ocasiones tienen varios candidatos donde elegir.
El informe también aporta datos sobre cómo ha evolucionado el precio en las distintas zonas de la ciudad. En casi todas se ha alcanzado el récord, excepto en la zona del paseo de Zorrilla y Cuatro de Marzo, donde el precio medio es de 7,5 euros por metro cuadrado, un 2,4 por ciento menos que en abril. En el resto de la ciudad, junio registró el máximo histórico.
La zona centro sigue siendo la más cara, al alcanzar los ocho euros por metro cuadrado. Es decir, por una vivienda de 90 metros se piden unos 630 euros al mes, más de dos tercios del Salario Mínimo Interprofesional.
Por otro lado, la zona de Arco de Ladrillo y Campo Grande es la que más se ha encarecido en el último año, al llegar a 7,4 euros por metro cuadrado, un 26,8 por ciento más que en junio de 2018. En el otro extremo está el barrio de Las Delicias, donde los precios ‘solo’ han subido un 5,9 por ciento en un año para situar el metro cuadrado en 6,4 euros.
Del resto de provincias de Castilla y León, también se ha alcanzado el récord de precio de alquileres en Burgos, Palencia, Salamanca y Segovia. Una tendencia que también se explica, en parte, por las reticencias que tienen los propietarios a poner su vivienda en el mercado ante lo que consideran una situación de inseguridad jurídica ante posibles destrozos e impagos.
Este incremento de precios del alquiler se produce dentro de un mercado en el que la venta de vivienda nueva sigue siendo casi residual. La segunda mano abarca casi todas las operaciones. Según los datos del Ministerio de Fomento, el año pasado se hicieron 5.913 transacciones inmobiliarias de viviendas en Valladolid, de las cuales  solo 381 fueron nuevas. Es decir, un 6,4 por ciento. Los datos también demuestran que solo el 5,6 por ciento de las viviendas vendidas eran protegidas.
mercado dinámico. Con todo, el mercado da síntomas de reactivación después de unos años en los que la construcción fue prácticamente inexistente y la venta se redujo al mínimo. El gerente de la promotora inmobiliaria AEDAS Home, José Antonio Baeta, recién aterrizada en la provincia, destaca que Valladolid «es uno de los mercados más dinámicos» de España. «Según el informe de la tasadora Tinsa del primer trimestre de 2019, Valladolid es la segunda capital de provincia de España en la que más se ha incrementado el precio de vivienda», destaca. Según este informe, el precio ha subido un 14,9 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, un porcentaje solo superado por Burgos.
Baeta destaca que Valladolid es una ciudad «urbanísticamente ordenada, en el sentido de que existe suficiente suelo ‘ordenado’ para responder a las necesidades de vivienda de su población en el corto y medio plazo». Y dentro de esos terrenos, destaca que «una parte es suelo finalista, donde se puede construir de forma inmediata, y otra es suelo urbanizable, con la gestión urbanística bastante avanzada». También destaca «la excelente y rápida gestión administrativa del Ayuntamiento de Valladolid, que se ha traducido en una agilización de los trámites y licencias, al contrario de lo que ocurre en otros municipios, donde la concesión de los distintos permisos se eterniza». Y pone como ejemplo el caso de su empresa, donde la licencia de obras se obtuvo en menos de tres meses. «Esta rapidez también contribuye, y de manera muy importante, a dinamizar el mercado inmobiliario», concluye.