Una semana clave para la estabilidad del Gobierno italiano

EFE
-

La votación del denominado 'Decreto de seguridad bis' para vetar la entrada de barcos de ONG aguas del país inicia una serie de sesiones en las que Salvini se enfrentará a una moción de confianza

Una semana clave para la estabilidad del Gobierno italiano - Foto: YARA NARDI

El Gobierno italiano comienza hoy una semana decisiva para su estabilidad, con una serie de votaciones parlamentarias en materia de seguridad e infraestructuras en las que los socios en el Ejecutivo, el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga, mantienen importantes divisiones.
El Senado tiene previsto votar esta tarde el llamado Decreto seguridad bis, impulsado por el ministro del Interior y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, que entre otras cosas impone multas económicas a las ONG que entren, transiten o atraquen en aguas territoriales italianas y que es la continuidad de otro ya aprobado en el país.
Los medios italianos adelantan que Salvini someterá la normativa a la moción de confianza, un sistema utilizado frecuentemente en Italia que elimina las enmiendas y acelera la tramitación parlamentaria.
Para aprobarla, necesitará mayoría absoluta, es decir, 161 votos del total de 321 senadores, pero su normativa genera reticencias en gran parte de los miembros del M5S y ya en la Cámara 17 diputados se negaron a votarlo.
En este caso, Salvini necesita prácticamente todas las papeletas de sus socios, pues solo cuenta con 58 senadores, mientras que el M5S tiene 107.
En el M5S hay al menos cinco senadores que aún no han decidido su voto, según los medios locales, por lo que podrían dar al traste con el decreto de Salvini, a no ser que los conservadores Forza Italia, del exprimer ministro Silvio Berlusconi, y Hermanos de Italia, de Giorgia Meloni, se abstengan o abandonen el pleno para rebajar el quórum necesario.
"Veremos si salen los números. No lo sé", ha dicho recientemente Salvini durante sus vacaciones en Milán.
La unidad del Ejecutivo italiano se verá este lunes en el Senado, pero también en los próximos días, pues mañana está previsto que se debata en la Cámara Alta la continuidad de la polémica línea de tren Turín-Lyon, después de que el M5S haya presentado una moción para bloquearla.
La Liga de Salvini y la oposición se han mostrado a favor de finalizar las obras de esta línea ferroviaria, mientras que el M5S siempre ha defendido que supone un gasto innecesario para el país.
De hecho, el vicepresidente y líder del M5S, Luigi Di Maio, lleva planteando desde hace tiempo que sea el Parlamento el que tome una decisión y no el Gobierno.

Ley presupuestaria, un último escollo

El último escollo se encuentra en la ley presupuestaria que Italia tendrá que aprobar antes de finales de año y que ya está elaborando.
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se reunirá hoy con los agentes sociales del país para debatir sobre empleo, fiscalidad, privatizaciones y desarrollo.
Pero de forma paralela y dejando a un lado su cartera de Interior, Salvini también ha convocado a estos agentes a una segunda reunión el martes para hablar de estos presupuestos y sobre todo de su medida estrella, una drástica bajada de impuestos para todas las rentas.