Una edil de Íscar, obligada a coger la excedencia forzosa

D.V.
-

La nueva concesionaria del Castillo de la localidad vallisoletana obliga a la concejal de Cultura, que trabajaba en la fortaleza hasta el momento, a coger la excedencia forzosa en la empresa

Una edil de Íscar, obligada a coger la excedencia forzosa

La concejal de Cultura, Turismo y Festejos en el Ayuntamiento de Íscar, Nieves Muñoz, de Ciudadanos, ha sido obligada a coger la excedencia forzosa por los nuevos socios de la empresa concesionaria del Castillo de dicha localidad vallisoletana, donde trabajaba hasta el momento.

Los nuevos propietarios de la sociedad Akash Traser S.L, concesionaria de la fortaleza y que ahora funcionará bajo la marca Castellum Íscar, se han visto obligados a apartar a esta trabajadora al entender que "es incompatible con arreglo a derecho" que compagine ambas funciones.

La nueva dirección había ofrecido a la concejal que se acogiera a una excedencia voluntaria, si bien ésta ha rechazado el ofrecimiento, de ahí que los propietarios actuales de la concesión, que se hicieron con ella hace dos meses, se hayan visto obligados a recurrir a la fórmula de la excedencia forzosa para apartar a Nieves Muñoz de la actividad cultural que pretenden seguir desarrollando en las instalaciones del Castillo.

La razón no es otra que Muñoz ocupa la Concejalía de Cultura y Turismo, con lo que la actual dirección considera poco transparente ocupar un cargo en la empresa y ejercer, a su vez, de representante del departamento del que depende la concesión administrativa del uso cultural del Castillo, fortaleza que el Ayuntamiento adquirió en 1991, consolidándolo y acondicionándolo para su visita.

De hecho, los responsables de la explotación del Castillo aseguran haber pedido a la afectada un informe del Ayuntamiento en el que se certifique la compatibilidad de ambas funciones, sin que hasta el momento la edil haya aportado el requerido documento.

No entienden los nuevos propietarios de la concesión de la fortaleza cómo la propia edil no ha sido quien tomara la iniciativa y se acogiera a la excedencia, en tanto en cuanto sea concejal, cargo al que accedió con posterioridad al de su condición de empleada en la anterior empresa que explotaba el Castillo.

"UNA SIMPLE TRABAJADORA"

La afectada, en declaraciones a Europa Press, considera "muy fuerte" la polémica suscitada, se define como una "simple trabajadora" y sostiene que los nuevos propietarios no tienen potestad para exigirle la excedencia forzosa, al tiempo que asegura que si desean contar con un informe municipal certificando su compatibilidad "tienen que solicitarlo como todo hijo de vecino, y no lo han hecho".

La nueva dirección de Castellum Íscar continuará con la explotación turística y cultural de la fortaleza, en la que además de las tradicionales visitas guiadas y venta de productos típicos de la tierra se desarrollarán conciertos y otros eventos de tipo social, gastronómicos, públicos y privados, y todo ello con el propósito de potenciar un espacio emblemático cuyas ruinas más antiguas datan del siglo XIII.



Las más vistas