scorecardresearch

El Ayuntamiento proyecta un bus a la demanda en polígonos

Óscar Fraile
-

La iniciativa es unas de las más de 60 manifestaciones de interés remitidas al Gobierno, que también contemplan renovar el sistema de alquiler de bicis y rehabilitar varios edificios, así como electrificar la flota de Auvasa

Bus de Auvasa por el polígono. - Foto: Jonathan Tajes

El Ayuntamiento de Valladolid ha remitido al Gobierno más de 60 propuestas para acceder a las ayudas del plan europeo Next Generation, que contempla 140.000 millones para España de los 750.000 que la Unión Europea va a hacer circular en subvenciones a fondo perdido y créditos. Casi a partes iguales. El Ayuntamiento aspira a gestionar 400 de esos millones, que serán transferidos por la Administración General del Estado a las comunidades autónomas y entidades locales. Para ello, como el resto de administraciones y empresas, ha tenido que presentar las propuestas de inversión susceptibles de recibir las ayudas. La mayoría de ellas son proyectos que ya están iniciados o anunciados, aunque hay algunos novedosos.

Un ejemplo es la puesta en marcha de un transporte a la demanda por parte de Auvasa en los polígonos de la ciudad a través de una aplicación móvil. El Ayuntamiento reconoce en la propuesta que en estas zonas de la ciudad «la oferta del servicio es rígida y la demanda de los viajeros baja y variable, debida, en buena parte, a la flexibilidad de los horarios de trabajo». Una razón que explica que determinados servicios presenten un escaso uso. También contribuye a ello la carencia de desarrollos tecnológicos que permitan establecer un transporte a la demanda. Yahí es donde quiere actuar el equipo de Gobierno. «Una de las apuestas estratégicas es desarrollar la componente tecnológica que permita adaptar los servicios a las demandas de los ciudadanos en aquellos lugares donde el volumen de viajeros precisa de una adaptación en horarios y trayectos», dice la propuesta. La aplicación contaría con un localizador de las paradas y personas, conexión con Google Maps, notificaciones del estado del autobús y conexión entre el usuario y el autobús para notificar posibles problemas.

Otra de las intenciones del Ayuntamiento es electrificar la flota de Auvasa e incorporar vehículos que funcionen con hidrógeno verde. En realidad la intención es avanzar en un camino ya iniciado con algunas líneas. También se busca abordar la adecuación de los talleres, cocheras y servicios de almacenamiento o repostaje al abastecimiento de hidrógeno, con producción propia de este combustible. «La generación propia de energía irá acompañada de diversos programas de abastecimiento de hidrógeno que se están llevando a cabo», dice la propuesta. El principio serviría para abastecer a los autobuses, pero no se descarta que la distribución se amplíe a la ciudadanía e incluso a industrias y operadores logísticos cercanos.

Otra propuesta que tiene que ver con Auvasa es el fortalecimiento de los carriles reservados para el transporte público y prioridad semafórica, de cara a mejorar la velocidad comercial.

Alquiler de bicicletas. La renovación del sistema de alquiler de bicicletas también es una propuesta enviada al Gobierno, si bien es una iniciativa que se reflejará, con ayudas o no, en el Plan Director de la Bicicleta, cuya redacción está a punto de concluir. En 2019, antes de la pandemia, el sistema registraba unos 400 usos diarios tras un «constante descenso» del uso de la bicicleta pública, que contrasta con el aumento de la privada, según el Ayuntamiento, que también reconoce que el estado de las bicis y la tecnología utilizada están obsoletas. El proyecto de ampliación de este servicio prevé aumentar los puntos de préstamo de los 34 actuales a 150, y el número de bicicletas, de 260 a 2.000, algunas de ellas eléctricas reservadas para itinerarios concretos, donde haya una «barrera orográfica importante». La idea es que la mayoría de la población tenga un punto de préstamo a menos de 300 metros, para que este vehículo se utilice de forma rutinaria. Todo se pondría en marcha a partir de 2023, toda vez que en contrato en vigor finaliza a finales de 2022.

En este sentido, también se pretende desarrollar un sistema de aparcamiento seguro para bicicletas, que ponga fin a inseguridad que tienen muchos usuarios al candarla en el espacio público y a la falta de protección  frente a las inclemencias del tiempo. Serían aparcamientos de rotación, enterrados o bajo una «estructura resistente» que se construirían restando espacio al vehículo privado. El objetivo es instalar entre 40 y 50 aparcamientos con una capacidad para diez bicis y otros diez de alta capacidad, para unas 40. La ampliación de los carriles para estos vehículos, que ya se está acometiendo, también se incluye entre las propuestas del Ayuntamiento.

Otra es las actuaciones que se llevarían a cabo con fondos europeos serían «la rehabilitación integral del puente Colgante para su integración peatonal y ciclista, así como la mejora y adecuación peatonal en diferentes plazas de la ciudad», además de la mejora de las riberas del Pisuerga. Además, se pretende actuar para evitar el colapso de coches que se produce en los entornos de los centros escolares, en las horas de entrada y salida de estudiantes, con lo que eso conlleva en materia de movilidad, ruido y humo. El Ayuntamiento pretende colaborar con los colegios para adecuar los espacios urbanos y mejora de las áreas peatonales.

Rehabilitación de edificios. Otras manifestaciones de interés inciden en la rehabilitación de edificios en el 29 de Octubre y Las Viudas, que son las Áreas de Rehabilitación Urbana (ARU) ya en marcha. A estos proyectos se unen otras actuaciones en edificios de los barrios de la zona este para reducir la huella medioambiental.

También dentro del área de Urbanismo hay otras actuaciones que se pretenden financiar con estas ayudas europeas. Por ejemplo, la remodelación y ampliación del albergue municipal, situado en el paseo del Hospital Militar, y la remodelación integral del convento de las Catalinas de Siena como centro de personas mayores. También se quieren utilizar estos fondos para la «consolidación, reconstrucción, recuperación y restauración» del Teatro Lope de Vega, actualmente en estado de ruina. Lo mismo sucede con la adaptación de las instalaciones que tiene el Ayuntamiento en Las Francesas como centro de salud laboral.

El Ayuntamiento también quiere abordar la rehabilitación energética de otros edificios, para hacerlos más eficientes. Sin ir más lejos, la Casa Consistorial está en esta lista, al igual que el Monasterio de San Benito, sede de las áreas de Planeamiento Urbanístico y Movilidad; el edificio de Santa Ana, donde se pretende renovar la carpintería de la cubierta y del patio interior. En el edificio de oficinas de Protección Civil y Bomberos se planea modernizar la carpintería de acceso y ventanas, el sistema de climatización y el alumbrado, así como colocar placas solares. Otros dos edificios susceptibles de ser renovados son el Centro de Protección Animal y el edificio de la Jefatura Superior de la Policía Municipal. También se pretende financiar la sustitución de la carpintería, luminarias y cubierta en los colegios Martín Baró, Teresa Íñigo de Toro y Nuestra Señora de Duero. En el Tierno Galván se renovará la carpintería por estar deteriorada. Otros edificios en los que se actuará son la Casa del Barco, el antiguo matadero y el centro Marcelina Poncela, entre otros.