CCOO convoca un paro de 2 horas para el personal de la Junta

SPC
-

El sindicato alega los continuos incumplimientos en la mejora de las condiciones laborales

El coordinador del Sector Autonómico de CCOO, Ernesto Angulo, y el responsable del personal funcionario, Juan Carlos Hernández, con la delegada Laura Martínez. - Foto: Peio García (Ical)

Comisiones Obreras convocó un paro parcial regional para el próximo viernes, 10 de mayo, de 13 a 15 horas, al que están llamados los trabajadores correspondientes al personal funcionario y laboral de la administración general de la Junta de Castilla y León.
El coordinador del sector autonómico de FSC-CCOO, Ernesto Angulo, apuntó ayer en León como motivos fundamentales para esta huelga «los continuos incumplimientos de la Junta de acuerdos como la mejora de condiciones laborales», así como «la falta de empleados en los centros de trabajo de las zonas periféricas, que tienen que ser suplidos a través de personal de la capital que se desplaza».
Según explicó Angulo, la Junta también ha incumplido con el acuerdo de reducción de temporalidad 2017-2020, que la debería situar en un ocho por ciento, mientras que la tasa actual de trabajadores interinos se sitúa en un 23,8 por ciento.
Asimismo, el coordinador del sector autonómico señaló la «falta de convocatorias de ofertas de empleo público», ya que de la de 2016 hay 380 personas que la aprobaron esperando una plaza, mientras que en 2017 solamente se convocaron el 49 por ciento de las plazas y la de 2018 «anunciada como la más grande», no se ha llegado a convocar, de igual forma que tampoco se ha iniciado la negociación para la de este año, según informa Ical.
Angulo incidió también en la existencia de un 43 por ciento de plazas vacantes, lo que hace que «los servicios públicos se vean tontamente afectados», la pérdida y disminución del porcentaje de empleados con jubilación parcial, que en este momento se sitúa en el 18 por ciento, y la no recuperación de las 25 horas laborales semanales.
Para el dirigente de CCOO existen «motivos suficientes para hacer el parón», ya que «mientras que en todas las administraciones se han recuperado muchos de los derechos perdidos con la crisis, en la Junta de Castilla y León no».
Además, el representante sindical puso de relieve la existencia de «cada vez menos empleados públicos», ya que en 2018 se jubilaron 500 empleados en Castilla y León y en 2019 se prevén 700 jubilaciones más. Frente a ello, «no ha habido oposición para cubrir esas plazas, lo que obligará a cerrar centros» y, en el caso de que no se convoque oferta pública «habrá que empezar a contratar a empresas privadas».


Las más vistas