La procesión y el baile, suspendidos por la lluvia

Luis Amo
-
Baile del paloteo a la Santa Cruz por el Grupo Arienzo en el interior de la iglesia tras la suspensión por lluvia. - Foto: Diego Arias Madera

La inauguración de la Fiesta de Primavera en el Campo Grande se canceló, de la misma manera que la Procesión del Lignum Crucis que debía haber recorrido las calles del centro

Las precipitaciones aguaron las convocatorias organizadas para la tarde de ayer en Valladolid. Es el caso de la inauguración de las Fiestas de la Primavera y la Procesión del Lignum Crucis de la Cofradía Penitencial de la Santa Vera Cruz. La Feria del Libro, con el cambio de emplazamiento a la plaza del Milenio, se libró de las inclemencias meteorológicas. En concreto, la primera cancelación fue a las 19.00 horas, en uno de los críticos momentos en que la lluvia estaba arreciando el centro de la ciudad con mayor virulencia. Así, la Pérgola del Campo Grande mostraba una imagen desértica de mayores, que es el público al que está dirigido esta fiesta, pero las concejalas implicadas en su organización sí quisieron acercarse para comprobar si el aguacero daba una tregua. La edil de Cultura, Comercio y Turismo, Mercedes Cantalapiedra, junto con la de Bienestar Social, Rosa Hernández, acudieron a dar inicio testimonial de una oferta de actividades orientada fundamentalmente a promover la convivencia y la relación entre los participantes, sobre propuestas de carácter cultural, festivo y de contacto con la naturaleza.

Una hora después, debería haber partido la Procesión del Lignum Crucis, el desfile de la cruz de mayo, pero las precipitaciones que estaba cayendo a esa hora también obligaron a su suspensión, la circunstancia habitual de la pasada Semana Santa. No obstante, la cofradía titular, la Penitencial de la Vera Cruz realizó un emotivo homenaje a la reliquia de la Cruz de Cristo en el interior de su iglesia y en el que destacó la interpretación de los paloteos a la Santa Cruz por parte del Grupo Arienzo, de la Asociación Cultural Coros y Danzas Arienzo.

Seguidamente, se procedió al acto de la adoración a la Sagrada Reliquia, una celebración que fue dirigida además de por el consiliario de la hermandad, por Luis Javier Argüello García, vicario general de la Diócesis de Valladolid y encargado de las homilías del tríduo celebrado a la Santa Cruz.