El infarto cerebral es la segunda causa de muerte en España

Agencias
-

Llevar un estilo de vida saludable e identificar los síntomas a tiempo son algunas de las recomendaciones para evitar el ictus, un episodio que registra unos 120.000 casos anuales

El infarto cerebral es la segunda causa de muerte en España

El infarto cerebral, conocido mundialmente como ictus, es la segunda causa de muerte en España y la primera en las mujeres, con alrededor de 120.000 casos anuales, según los últimos datos de la asociación Freno al Ictus. Esta enfermedad vuelve a ser noticia tras el episodio que sufrió el pasado miércoles el ex vicepresidente del Gobierno y antiguo secretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba, y que le costó la vida.
Estamos ante un accidente cerebrovascular que se produce cuando se detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro. Además, es la primera causa de discapacidad adquirida y la segunda de demencia.
Los datos extraídos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) señalan que, del total de sucesos anuales, un 50 por ciento de los afectados quedan con secuelas incapacitantes o fallecen.
El daño cerebral que puede llegar a producir depende en gran medida del tiempo que dura el trastorno y de la zona que se haya visto más afectada. Saber identificar los síntomas en el momento para acudir cuando antes al hospital puede ayudar a mejorar significativamente el pronóstico de la enfermedad, apunta la asociación Freno al Ictus. «Cada minuto cuenta, una de las claves para el éxito en la atención es la rapidez en la detección de los síntomas».
Los indicios de padecer este episodio aparecen de manera brusca e inesperada y los más comunes son las dificultades para hablar o entender, la pérdida repentina de fuerza o sensibilidad en alguna parte del cuerpo y la alteración de la simetría facial, así como los problemas de visión y un dolor de cabeza muy intenso.
Según la asociación, la gran mayoría de los pacientes suelen presentar una combinación de varios de estos síntomas y con solo experimentar uno de ellos, incluso si son reversibles o transitorios, ya es motivo de urgencia.


Las más vistas

Opinión

Caemos mal

Reconozcámoslo: decir que eres de Valladolid en León, en Burgos, Salamanca o Palencia suele ir acompañado de la respuesta: «¡Vaya! De Valladolid!»