El médico rural, otro olvidado de la España Vaciada

Teresa Díaz (EFE)
-

Los jóvenes recién salidos de la Universidad no reparan en los pueblos para empezar a pasar consulta, lo que podría convertir a estos profesionales en una figura en peligro de extinción

El médico rural, otro olvidado de la España Vaciada - Foto: """""""Eugenio Gutierrez Martinez.

Amplias zonas del país están abocadas al abandono: es la España vaciada en la que el médico rural puede ser un actor esencial para atraer y asentar a la población. Pero esta figura podría estar en peligro de extinción si no se toman medidas urgentes que aseguren el relevo generacional.
«No sé si (el médico rural) es el factor más importante, pero sí es un factor fundamental para mantener a la gente en el medio rural», asegura en una entrevista Hermenegildo Marcos, vocal de Médicos Rurales de la Organización Médica Colegial (OMC). La difícil situación que atraviesa en el país la Atención Primaria se agrava en los pueblos más pequeños y alejados, poco atractivos para los médicos jóvenes y en los que la media de edad de los profesionales se sitúa entre 50 y 55 años, con lo cual muchos de ellos se jubilarán en breve.
El doctor Marcos, que lleva 14 años atendiendo a 600 pacientes de tres pequeños pueblos de la provincia de Zamora (Fuentespreadas, El Piñero y Cuelgamures), conoce bien la importancia que los vecinos dan al médico. La gente que se traslada a núcleos rurales y los que ya viven en ellos quieren tener un médico al lado. «Piensan ‘si me pasa algo sé que tengo a alguien cerca que me puede ayudar’», apunta.
La consideración de médico rural no está claramente delimitada. La OMC lo define cómo el que trabaja en núcleos de menos de 15.000 habitantes, aunque el doctor Marcos reconoce que es una división «muy subjetiva» porque depende de la comunidad autónoma. En base a esta apreciación, se estima que de los 29.000 médicos y 6.400 pediatras que hay en España, un 40 por ciento trabaja en poblaciones de menos de 1.000 habitantes.
Lo cierto es que el medio rural no atrae a los recién graduados, que «no lo consideran como una posibilidad», asegura el nuevo presidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, Antonio Pujol. La razón puede estar en que «no han recibido ninguna formación, ni han hecho ningún tipo de práctica, no han podido ver cuál es el día a día de un médico rural».
«Tenemos una visión de la formación en medicina centrada en los hospitales cuando realmente la base de nuestro sistema sanitario es la Atención Primaria y parte de nuestra población está en el medio rural, a la que hay que atender», advierte Pujol.
Entre los objetivos a medio plazo del Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria del Ministerio de Sanidad está el de «identificar Zonas Especiales de Salud y plazas de difícil cobertura que, por sus especiales características demográficas y geográficas, y por cuestiones derivadas de la estacionalidad, precisarán una estrategia diferenciada para la contratación de profesionales». Un plan que, a día de hoy, no se ha desarrollado y que, según el doctor Marcos, es un buen punto de partida «para empezar a andar, pero tiene que haber medidas concretas».
«No se puede solucionar parcheando, es una situación de emergencia. Tienen que ser medidas en las que estén implicados todos los actores», señala. 
Se habla de distintos incentivos para animar a los médicos a decidirse por el medio rural, pero «no hay un criterio claro». Debe haber un consenso entre Ministerio, sindicatos y todos los implicados.
Marcos comenta que eligió ser médico rural y es lo que más le gusta. «Atiendes al paciente de forma longitudinal desde que nace y durante muchos años, conoces su situación económica y sus apoyos sociales y familiares; en un diagnóstico grave, sabes que puede contar con la red familiar y social, con sus vecinos».
atención comunitaria. El 40 por ciento de los pacientes de Marcos tiene más de 65 años y asegura que en los pueblos es donde realmente se practica la medicina comunitaria porque se atiende a la familia en su conjunto, «desde los abuelos hasta los nietos». 
Además de tratar las enfermedades, a veces tienen que hacer de psicólogos, asesores jurídicos y financieros. «Somos un poco el apoyo y la referencia de muchos de los pacientes en este ámbito».
«Es la mejor forma de ejercer la medicina», recalca el representante de la OMC, que, no obstante, reconoce que trasladar este mensaje a los estudiantes «es complicado, ya que estos, a veces, se deslumbran con los últimos avances...».
Cuando se le pregunta si el médico rural es una especie en peligro de extinción, responde: «Sí, puede ser, no es un riesgo cercano pero sí es un riesgo».