Nueva York y Londres quedarán inundadas por el agua en 2100

Agencias/Madrid
-

Las emisiones actuales podrían elevar la temperatura hasta cinco grados a finales de siglo, lo que avanzaría el deshielo en los polos con un aumento del nivel del mar de dos metros

Nueva York y Londres quedarán inundadas por el agua en 2100 - Foto: ROMÁN G. AGUILERA ROMÁN G. AGUILERA

Existe una probabilidad pequeña pero significativa de que el nivel del mar suba más de dos metros para 2100, como resultado del deshielo creciente en la Antártida y Groenlandia. Lo que supondría que grandes urbes mundiales como Londres, Nueva York o Río de Janeiro, además de otras menores, acabarían anegadas en parte por el agua.
Esta es la proyección global que arroja un informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU, cuyos resultados se basan en una técnica llamada Juicio de expertos estructurados (SEJ), que consiste en la estimación de posibles rangos de incremento del mar según el deshielo en distintas zonas del planeta.
El autor principal de este documento, el profesor Jonathan Bamber, de la Universidad de Bristol, avanzó hace unos días que "los resultados fueron peores de lo que pensábamos". 
Si las emisiones continúan creciendo sin control como hasta ahora, las temperaturas globales podrían aumentar hasta cinco grados en 2100, señala el informe. "Cinco grados más sería un escenario bastante horrible: No quiero pensar en las consecuencias que tendría para el planeta. Significaría que nosotros, como especie, estaríamos bajo una seria amenaza", alertó.
Los científicos determinaron que si las naciones alcanzan los objetivos de emisiones establecidos por el acuerdo sobre el clima de París, las temperaturas subirían en torno a los dos grados a finales de siglo respecto a la era preindustrial, lo que provocaría un aumento del nivel del mar de unos 26 centímetros, según los estudios numéricos realizados a las capas de hielo que se derriten en Groenlandia y la Antártida.
Los hallazgos del Panel sugieren que las comunidades costeras no deben descartar la posibilidad de que los aumentos de la cota de agua marina del siglo XXI superen los dos metros cuando desarrollen estrategias de adaptación. 


Tragedia humanitaria

El aumento de hasta dos metros del nivel del agua "podría resultar en una pérdida de tierra de 1,79 millones de kilómetros cuadrados, incluidas las regiones críticas de la producción de alimentos, y un posible desplazamiento de hasta 187 millones de personas. Un incremento de esta magnitud tendría claramente consecuencias profundas para humanidad", denunció el profesor Bamber.
Máxime cuando el 44 por ciento de la población mundial reside en ciudades costeras, y los niveles más altos del mar obligarían a muchas personas a trasladarse a otros lugares. La economía de tales entornos urbanos entraría en depresión, y el costo de la vida se dispararía en toda la zona.
Además, el cambio climático está generando episodios extremos, como sequías prolongadas o fuertes tormentas, que cada vez serían más comunes. 
Pero la peor parte se la llevarían las ciudades y poblaciones costeras de los países en vías de desarrollo y del Tercer Mundo, ya que no tendrían medios para protegerse con muros marinos o medidas preventivas, por lo que quedarían totalmente anegadas.


Extinción animal 

Otro de los puntos débiles del planeta es la extinción de la población animal como consecuencia del cambio climático. Según los expertos, al menos la mitad de las especies se verían afectadas por un aumento de la temperatura en el horizonte de los próximos 100 años.
La cantidad masiva de emisiones de carbono matará los ecosistemas vitales de muchos seres vivos, tanto marinos, como terrestres, lo que provocará una menor riqueza y equilibro animal.