El sueño de una noche de verano

César Combarros (Ical)
-

El próximo viernes echa a andar en Valladolid el Autocine Castilla, un autocine itinerante que los próximos meses recorrerá diversas ciudades españolas

Grease será la primera película que proyecte el autocine. - Foto: El Día

Hace una docena de años, los vallisoletanos Alberto González (conocido por el sobrenombre que utiliza para firmar sus obras como pintor, Plata Ruiz) y Virginia Fernández (formada en protocolo y gestión de eventos) decidieron crear Tierra de Sueños Eventos, su propia empresa. El proyecto fue galardonado como una de las mejores propuestas del año en Castilla y León, dentro del programa Emprendedores 2007/2008 de la Obra Social de Caja España, y empezó así su andadura. 

Ahora, en plena transformación económica y social del mundo por la crisis del coronavirus, han decidido ampliar sus líneas de negocio con la apertura del Autocine Castilla, uno de los primeros autocines itinerante de España (junto al Drive-In Cinema de la empresa salmantina Proyecfilm), que comenzará su andadura el próximo fin de semana y que a lo largo de los próximos meses estivales recorrerá diferentes enclaves de la Comunidad, Galicia y Extremadura para reverdecer la cinefilia en tiempos de distanciamiento social. 

La oferta es clara: una pantalla gigante hinchable y portátil, de 120 metros cuadrados, un proyector de alta definición y el sonido viajando a través de las ondas hasta una frecuencia que los espectadores sintonizarán manualmente en las radios de sus coches. 

La puesta de largo de este proyecto llegará el próximo viernes, 19 de junio, a las 22.30 horas, en el aparcamiento del estadio de fútbol José Zorrilla de Valladolid (la apertura del recinto será una hora antes). El estreno del Autocine Castilla no será, sin embargo, con una película, sino con un ‘comediauto’, un espectáculo de humor en directo que, en esta ocasión, estará protagonizado por los cómicos vallisoletanos J.J. Vaquero y Roberto ‘Chapu’. Ellos dos interpretarán en vivo sus monólogos sobre el escenario, mientras la pantalla proyecta su imagen tras ellos para los 150 coches permitidos en el aforo del recinto.

Un día después, el sábado 20, será el turno de ‘Grease’ (Randal Kleiser, 1978), con John Travolta y Olivia Newton-John, un título emblemático para cualquier autocine que se precie, y el resto de la programación se irá anunciando cada domingo en la web www.autocinecastilla.com, aunque ya han adelantado que se podrán ver films como ‘La La Land (Damien Chazelle, 2016) o ‘La vida es bella’ (Roberto Benigni, 1997), entre otros.

“En el caso de los monólogos de humor se fijará un precio de 15 euros por cada coche mientras que la entrada para todas las películas será gratuita. Sin embargo, debido al aforo limitado, para que la reserva de plaza para las películas sea efectiva han establecido que “es necesario hacer una compra mínima de seis euros de comida en la web, independientemente del número de ocupantes que tenga el vehículo, lo que sería el equivalente a un consumo mínimo de dos refrescos más palomitas, patatas fritas o palmeras de chocolate artesanales, que se entregarán en mano en la entrada al recinto. Con este sistema garantizamos que la gente que se apunte en la web finalmente vaya a cada sesión”, explica González.

Las reservas se abren cada semana en la web del autocine, donde el pago se realiza de forma virtual, con lo cual el contacto no será necesario en ningún momento. Además en las instalaciones habrá un ‘food truck’ y cuando los usuarios accedan se les informará de un número de WhatsApp con el que podrán realizar otros pedidos de comida a mayores si así lo desean. 

De la mano del Ayuntamiento de Valladolid, el Autocine Castilla permanecerá en ese emplazamiento hasta el 11 de julio, todos los viernes y sábados en una única sesión a las diez y media de la noche. Sin embargo, también prevé ofrecer sus servicios otros días de la semana en un enclave que aún no han anunciado de la provincia de Zamora durante el mes de junio, en Pontevedra en julio y en otros núcleos urbanos de Extremadura. 

Un proyecto madurado

“Llevábamos año y medio madurando la idea, y con el COVID-19 hemos decidido darle el empujón definitivo”, señala González en declaraciones a Ical, tras explicar que el modelo “está en auge”, como prueba el hecho de que en Alemania se hayan tramitado en las últimas semanas más de cuarenta licencias de autocine.

En España, cuando se declaró el estado de alarma solo existían seis autocines operativos, todos ellos fijos. El más grande de de toda Europa es el inaugurado este mismo jueves en el barrio Barrasa de Alicante de CinemaCar, que cuenta con capacidad para 400 vehículos, 45.000 metros cuadrados y una pantalla de 500 metros cuadrados. Supera así a Madrid RACE, creado a comienzos de 2017 con un aforo de 350 coches y hasta 1.700 espectadores, y ubicado en Fuencarral, en un terreno propiedad de Adif. El más antiguo que sigue operando actualmente es el Drive-in de Denia, creado en 1979 y emplazado en plena Playa de Las Marinas, y también en Alicante, a orillas del Mediterráneo, funciona El Sur, en Mutxamel. Cerca de la Playa del Saler en Valencia se encuentra el Star, y la nómina se completa con el Autocine Getxo y el Autocine Gijón, ya en el Cantábrico. 

Debido a las garantías sanitarias que ofrece este sistema, con el aislamiento de los usuarios en sus vehículos, a ellos ya se han sumado otras propuestas como el autocine de El Barco de Ávila, que levantó el telón el pasado 30 de mayo de la mano de la empresa Proyecfilm, en pleno valle del Tormes. El día de su inauguración, medio centenar de vehículos con un centenar de ocupantes en total se congregaron para ver precisamente ‘Grease’.

“En la gran mayoría de las autonomías no existe ningún autocine, e incluso en la gran parte de nuestros pueblos llevan años sin que funcione allí ninguna sala de cine, así que esta iniciativa permitirá acercarles una oferta de ocio atractiva y al alcance de todos”, señala González. “Además, como es probable que muchas fiestas de verano finalmente no puedan celebrarse, el autocine puede ser una alternativa de ocio para que los ayuntamientos ofrezcan a sus vecinos”, completa González.