Unas obras de la CHD dejan casi vacío el Canal de Castilla en Rioseco

M.G.M.
-

El Canal de Castilla en Medina de Rioseco amaneció ayer casi vacío.

Cuando algunos ríos de la provincia se han desbordado y otros amenazan con hacerlo, el Canal de Castilla ayer amaneció en Medina de Rioseco prácticamente seco. Apenas un reguerillo de agua corría por el cauce, distinguiéndose en el fondo los enormes bancos de sedimentos de lodo y barro. Un brusco descenso del curso normal del agua que ha venido provocado por las obras que la Confederación Hidrográfica del Duero está realizando para arreglar unas fugas existentes en el tramo entre la esclusa número siete y Medina de Rioseco.


En declaraciones al digital La Voz de Rioseco, el director técnico del Canal de Castilla, Pedro Matías, señaló que «con doscientos años de historia, de vez en cuando necesita arreglos».  La única preocupación ahora de la Confederación es garantizar el abastecimiento de agua a la nueva depuradora que, construida cerca de la dársena de  Rioseco, suministra a diecisiete localidades.

La imagen no se repetía desde hace bastantes años y las personas que se han acercado hasta el histórico río artificial se han encontrado con el curioso espectáculo de ver su enorme dársena casi vacía, lo que ha provocado que desde el martes se hayan suspendido los viajes del barco Antonio de Ulloa. Se espera que el sábado reinicie sus viajes cuando el agua vuelva a llenar el cauce del Canal de Castilla.