Ronaldo lanza un órdago sin tener proyecto

M.Rodríguez / M.Belver
-
Ronaldo lanza un órdago sin tener proyecto - Foto: J.T.

Amenaza con irse a algún pueblo cercano que les dé «más facilidades» que en la capital y el Consistorio replica que ya le ha reclamado varias veces un proyecto.Urbanismo también ha solicitado que inicie la trámite para el suelo de la Ciudad Deportiva

La llegada de Ronaldo a la presidencia del Real Valladolid resucitó la idea de reformar el José Zorrilla. El nuevo proyecto ha pasado en pocos meses de los 20 millones iniciales a más de 40, sin definir quién o cómo se pagarán. Un coste que ha provocado que del recibimiento municipal al astro brasileño, a lo bienvenido Mister Marshall, se haya pasado a la sorpresa por el órdago lanzado por su mano derecha, David Espinar, amenazando con que si el Consistorio no los financia optarán por construir un estadio en algún pueblo. 
¿Qué ha pasado para romper el idilio entre Ronaldo y el Consistorio? Parece que los nuevos dirigentes del Real Valladolid han decidido meter el proyecto de reforma del estadio, de propiedad municipal, en la campaña electoral de las próximas elecciones. No es la primera vez que esto sucede. Basta con volver la vista a las municipales de 2007, cuando Carlos Suárez presentó el proyecto del ‘Valladolid Arena’, auspiciado en aquel entonces por el Gobierno de León de la Riva. La idea se anunció en plena contienda electoral y entonces se jugó con el miedo de que si el club subía a Primera División se pudiera vender y llevarse la franquicia a otra ciudad. PP y PSOE no dudaron en desbloquear el proyecto para hacer junto al estadio un centro comercial y un pabellón para 12.000 espectadores. Además, los beneficios servirían también para saldar la deuda del club. Pero el sueño se vino abajo cuando el Tribunal Superior de Justicia tumbó la modificación urbanística para facilitar esta operación «especulativa».
«No quiero que entre en campaña. El Arena era aire, pero ahora hay que reformar el estadio y facilitar la inversión», recalca el alcalde, Óscar puente. Esta operación no conlleva el cambio del planeamiento, ya que la revisión del PGOU, que se aprobará el próximo 20 de mayo, permitiría la reforma que se plantea, la ampliación de los campos anexos y la construcción de una nueva Ciudad Deportiva en los suelos que el Ayuntamiento ofrece al club en Jalón. 


Financiación. El problema en esta ocasión se centra en la financiación de la reforma que, inicialmente, cuando se valoraba en 20 millones se planteó que asumiría el club con un 25% de financiación municipal. El propio Ronaldo presentó el esbozo de proyecto ante los medios de comunicación a principios de febrero y el alcalde confirmaba la aportación de cinco millones, mientras reiteraba que el resto se financiaría a través de empresas privadas y patrocinios. «Eso es lo que tenía hablado», decía Puente. La sintonía parecía total en ese momento. El propio Ronaldo aseguraba que ya llevaban dos meses trabajando en el proyecto de la reforma, que apuntaba que no era solo estructural sino conceptual, y se comprometía a tenerlo listo en otros dos o tres meses. 
¿Dónde está ese proyecto? De momento, en Urbanismo no se ha presentado la documentación que se ha requerido reiteradamente al club durante estos meses. Fuente municipales consultadas por El Día de Valladolid confirman que el seguimiento de este tema ha sido «exhaustivo», con reuniones o comunicaciones cada semana. De hecho, en el caso del proyecto para eliminar el foso del estadio hay constancia de varios encuentros y cruce de comunicaciones donde se pedía al club un proyecto técnico y definir quién se haría cargo de la obra.
Además, desde se advertía al club que si ellos presentaban el proyecto se agilizarían los tiempos porque las administraciones públicas «deben cumplir» todos los requerimientos contenidos en la Ley de Contratos del Sector Público y los tiempos se irían casi a los seis meses. Y las obras deben hacerse en el verano cuando no hay Liga. Unas condiciones que no se aplican a las entidades privadas, y si el club presenta ya el proyecto podría tener la licencia en breve, según estas fuentes. «Las cosas no son tan rápidas como quieren porque hay que cumplir los plazos que marca la ley», reitera Puente.
Esta actuación se considera prioritaria por el Real Valladolid porque el Zorrilla es el único estadio de Primera que mantiene la separación del foso con la afición. Además, la supresión hará que se ganen localidades, pasando de las 26.500 actuales a más de 31.000. Un beneficio económico para el club que Ronaldo pretende que financien las arcas municipales. El Ayuntamiento no ha cerrado la puerta aunque el coste puede llegar a los dos millones. Una partida que no figura en el presupuesto de 2019 y que obligaría a «modificarlo» y «quitar» el dinero a otras inversiones.


Ciudad deportiva. Algo parecido sucede con el suelo de la nueva Ciudad Deportiva. Inicialmente, la idea era que el Ayuntamiento firmara una cesión a la Fundación Real Valladolid, pero no se puede realizar porque la entidad está en el listado de morosos, una situación que la inhabilita para esta operación. Y la cesión tampoco se puede hacer directamente al Real Valladolid porque es una sociedad con ánimo de lucro. Para salvar este obstáculo se acordó realizar una licitación pública para que el club pueda concurrir. «Se les dijo lo que tenían que hacer el 2 de abril. Debían solicitar por escrito la disposición de esos terrenos y no han hecho nada». Aunque se tiende la mano a club para reconducir la situación. La pelota está en el tejado de Ronaldo.

 

 

Sin licencia para quitar el foso. El Ayuntamiento y el Real Valladolid llevan meses trabajando en el proyecto de remodelación del estadio José Zorrilla. Las reuniones y el intercambio de correos ha sido «semanal» y se han abordado temas concretos como la eliminación del foso. En este caso, en marzo  se intensificaron los contactos para esta actuación considerada urgente por el club porque la idea es hacerla «este verano», cuando no hay competición liguera. En los contactos, se deja abierta quién financiará los trabajos, que no tienen tampoco el coste definido. En este caso  desde el Consistorio se explica que para disponer de financiación municipal debe conocerse su coste exacto porque sería necesario realizar una modificación presupuestaria, lo que llevaría una tramitación de al menos dos meses, y decidir «a que partida aprobada en las cuentas de ese año se quita ese dinero». Además, los técnicos municipales advierten de que es necesario un proyecto de obra que no ha presentado todavía el club. En este caso se explica que esta sería la vía más rápida para eliminar el foso porque en caso de tener que hacerlo vía municipal habría que  seguir la tramitación que exige la Ley de Contratos del Sector Público. En el caso más rápido los plazos legales  serían de entre 110 y 175 días.

 

Problemas de morosidad. Ronaldo presentó en febrero los grandes proyectos del club: la ampliación de la Ciudad Deportiva y la reforma del estadio. Al primero le puso fechas y presupuesto: 10 millones de euros para construir dos sedes, una en los actuales Anexos y otra en una parcela de Pinar de Jalón que cederá el Ayuntamiento. En total 40 hectáreas con 14 campos de fútbol 11. Pero la cesión de la parcela se ha encontrado con varios problemas legales que el club deber resolver. En principio la idea era que se hiciera a la Fundación Real Valladolid, una entidad sin ánimo de lucro. Pero como figura en la lista de morosos el Ayuntamiento no pueda cedérsela. Esto ha obligado a buscar una fórmula alternativa, tal como se explicó al club a principios de abril. En una comunicación se les explicaba la necesidad de abrir una licitación pública porque este suelo no se puede ceder al club al ser una sociedad anónima, por lo tanto con ánimo de lucro. Y se les pedía una memoria explicativa sobre el destino y utilización del suelo, junto con la justificación de concesión. También debían aportar un anteproyecto y estudio económico para determinar el canon. Esta documentación no se ha presentado y eso «impide» abrir el proceso administrativo para poner el suelo a su disposición.

 

El lunes, obras  de seguridad. El desencuentro entre Ayuntamiento y Real Valladolid por las obras de reforma del estadio José Zorrilla no evita que este mismo lunes comiencen nuevos trabajos de «urgencia» para arreglar «patologías graves» en la estructura del edificio. En este caso, el Consistorio invertirá 300.000 euros en arreglar las cerchas y las estructuras de hormigón para evitar desprendimientos. Unos trabajos que son continuación de los que se realizaron el pasado verano y el anterior, tras un informe de 2016, que incluyó la peritación de pórticos, graderíos, marquesina, mástiles, torres de iluminación y fachadas, así como la propuesta de actuaciones en todos los ámbitos citados.  Urbanismo se hizo cargo de los trabajos mediante una ejecución subsidaria ante la inacción del club, y  este mismo lunes se iniciarán los nuevos trabajos de seguridad. El concejal de Deportes, Alberto Bustos,  denuncia la «dejadez» en el mantenimiento del estado «tanto por el club como por el anterior equipo de Gobierno». Bustos recuerda que el convenio firmado en 1997 entre el Ayuntamiento y el Real Valladolid para la cesión  de este bien municipal conlleva que el mantenimiento «corresponde al club» y el Consistorio las de seguridad.

 

Mejora de los accesos. Al inicio de esta temporada ya se llevaron a cabo algunas obras, necesarias y obligatorias en muchos casos, como los cambios en vestuarios y en los accesos al mismo; la construcción de varias salas, con el traslado de los técnicos a otra nueva cerca del túnel de vestuarios; la construcciones de unas nuevas cabinas para los medios de comunicación y un set de televisión. La idea entonces era además entrar con obras en la Grada Sur, actualmente abierta. La idea inicial era cerrarla con una pantalla gigante, aunque sigue en estudio, al igual  que el cambio obligado de las torres de luz para colocar LED en todo el estadio. Aunque una de las grandes reformas pendientes, que según el concejal de Deportes se ha aplazado en espera del proyecto de remodelación del estadio, es la mejora de los accesos al recinto. Esta obra correspondería al Ayuntamiento y desde el equipo de Gobierno se asegura que se podría haber afrontado ya, pero que se paralizó porque «no tendría sentido mejorarlos para que luego los vuelvan a estropear las máquinas que entren para reformar el edificio. En este paquete se incluiría también la mejora y ampliación de los aparcamientos, tal como figura en la revisión del PGOU.