Noche histórica del Betis en Milán

SPC
-
Noche histórica del Betis en Milán - Foto: Daniel Dal Zennaro

El conjunto verdiblanco conquista San Siro (1-2) y el liderato del Grupo F

El Betis regaló ayer una noche histórica en San Siro al ganar (1-2) al Milan gracias a los goles de Sanabria y Lo Celso, en una actuación coral con el salto de calidad que se le exigía a los de Quique Setién. Una victoria que le permite al cuadro sevillano ponerse líder del Grupo F de la Europa League en la tercera jornada. 
En su primera prueba grande y seria en la temporada de su regreso a la competición continental, el Betis fue mucho. Mucho para un bloque ‘rossonero’ que sigue en su travesía por recuperar el terreno perdido, con un Gennaro Gattuso más que cuestionado.
Se vino arriba el conjunto visitante hasta el punto de que pudo resolver el partido en una primera parte pletórica. Con una fuerte presión, combinaciones rápidas y verticales y juego por las bandas, los españoles se hicieron dueños del partido, aunque solo plasmaron la superioridad con un gol. Lo firmó Sanabria a la media hora, tras una salida en falso de Pepe Reina y una buena jugada de Lo Celso. Un corto botín en el zafarrancho que inició el cuadro andaluz con el empujón del gol. El paraguayo llegó a hacer el 0-2, en otra jugada por banda izquierda y después del disparo de Sergio León repelido por Pepe Reina, pero el colegiado lo anuló por fuera de juego inexistente. El Milan intentaba achicar agua ante el vendaval rival. Después del paso por vestuarios, Lo Celso culminó su gran partido con un golazo que ponía tierra de por medio. 
El combinado italiano reaccionó con más orgullo que fútbol, con Suso, Cutrone y Samu Castillejo como refuerzos. Fue precisamente  el malagueño quien lideró el amago de reacción, estrellando un balón al palo primero y después asistiendo a Cutrone para recortar distancias en el marcador. También el ex del Villarreal fue protagonista de las dos jugadas polémicas de los minutos finales: un posible penalti que no se pitó a favor del Milan y su expulsión por una fea entrada por detrás sobre Lo Celso.