Las solicitudes en las guarderías de la Junta se reducen

SPC
-

La demanda en las provincias de León, Valladolid y Zamora es inferior a la oferta en el plazo de presentación en el periodo ordinario

Las solicitudes en las guarderías de la Junta se reducen

Las 30 escuelas infantiles de la Junta de Castilla y León han recibido un total de 1.611 solicitudes provisionales para el próximo curso, a las que hay que sumar otras 944 reservas de plaza para niños ya matriculados este año y que pasan de curso. En total, son 2.555 solicitudes de niños de 0 a 3 años para las 2.321 plazas existentes, lo que supone que cada guardería recibe una media de 1,1 peticiones. Este ratio siempre disminuye con las solicitudes definitivas ya que las familias suelen presentar solicitud de plaza para todos los centros públicos del municipio, dependan de la administración regional o de los ayuntamientos al no ser excluyentes. Por lo tanto, un mismo niño puede figurar en el listado de solicitudes para plazas de la Junta y de los consistorios.

En todo caso, el número de solicitudes recibidas en la Junta durante el plazo de presentación en el periodo ordinario, que este año fue entre el 14 y el 20 de mayo por la crisis sanitaria frente a lo previsto inicialmente en la primera quincena de abril, ha sido muy inferior al de otros cursos. Por ejemplo, en el año 2016, la Junta recibió 3.159 solicitudes mientras que en 2014, fueron 3.746. Un descenso que puede estar relacionado por el descenso de la natalidad, que baja cada año; el temor de las familias a escolarizar a sus hijos ante el escenario de la pandemia por el COVID-19 e, incluso, por el hecho de que en esta ocasión las solicitudes no se pudieron realizar de forma presencial y eran exclusivamente vía electrónica.

La mayor diferencia entre la oferta y la demanda en los centros del primer ciclo de Educación Infantil, según los datos facilitados por la Consejería la Agencia Ical, se encuentra en la provincia de Segovia, donde las 61 plazas existentes de la escuela infantil de la Junta en la capital recibieron cerca de 1,5 solicitudes hasta un total de 90 peticiones. Una ratio inferior tiene Burgos, que cuenta con 361 plazas entre los cuatro centros y 464 solicitudes, con casi 1,3 solicitudes por guardería.

Por el contrario, se registra un dato que jamás había ocurrido, hasta ahora. Tres provincias como León, Valladolid y Zamora han registrado, en conjunto, menos solicitudes que plazas existentes. Así, la provincia leonesa con 364 plazas repartidas entre cuatro centros que han recibido 336 peticiones. En Valladolid, las cuatro guarderías ( 290 plazas) han registrado 268 peticiones. En el caso de las dos de Zamora, se ofertan 202 plazas y solo se han presentado 198 solicitudes. Algo similar ocurre en Palencia, donde han pedido plaza 335 padres para las tres guarderías, una más de las ofertadas por la Junta. Otra cosa es el reparto de solicitudes por centro y por tipo de alumno, ya sea nuevo o renueve matrícula.

En el resto de territorios, la ratio es muy baja, del 1,1, entre las guarderías de titularidad de la Junta en Ávila, Salamanca y Soria. Por lo tanto, a falta de conocer los listados definitivos, el curso 2020-2021 va camino de convertirse en el que menos niños se quedarán fuera sin matricularse en las escuelas infantiles de 0 a 3 años de la administración autonómica.

La Junta cuenta con cinco escuelas infantiles en la provincia de León (cuatro en la capital y una en Ponferrada) mientras que en Burgos (dos en la capital, Aranda y Miranda), Valladolid (dos en la capital, Tordesillas y Olmedo) y Palencia (tres en la ciudad y una en Guardo). La ciudad de Soria dispone de cuatro centros y Salamanca, otras tantas (tres centros en la capital y un en Béjar). El listado de guarderías infantiles se completa con las dos de Ávila, las dos de Zamora (capital y Toro) y una en Segovia.

Los centros infantiles de la Junta arrancarán el curso 2020-2021 con 156 unidades o clases, que se repartirán entre las de los bebés (de cero a un año), de uno a dos y de dos a tres años, que suelen acaparar el mayor número de matriculados. No en vano, es el curso antes de pasar al Segundo Ciclo de Educación Infantil que se se presta en los colegios.

La orden de la Consejería de Educación, que establecía los procedimientos de admisión del alumnado en las escuelas infantiles de la Junta para el curso próximo, recogía que los centros donde se presentaran menos solicitudes que el número de vacantes existentes por curso, no se realizará el trámite de presentación de reclamaciones a la baremación, ya que todo el alumnado dispondrá de plaza escolar.

Listados, antes del 31 de julio

Los listados de la adjudicación de plaza escolar se publicará antes del 31 de julio mientras que el plazo de matrícula aún no se ha fijado por parte de la Dirección General de Centros, Planificación y Ordenación Educativa. Además, el periodo extraordinario de admisión será del 1 de septiembre de 2020 al 31 de marzo de 2021.

Tal y como marca la Junta de Castilla y León, las guarderías deben tener un número de niños por unidad según tramos de edad. Es decir, la cifra máxima de alumnos para un aula de menores de un año es de 8; por debajo de dos años es de 13 plazas y de dos a tres años, las clases son de 20. Eso, sí cada niño con necesidades educativas especiales computa por dos al requerir de más atención por parte de los cuidadores. Las escuelas de la administración regional van desde las nueve unidades de Santa María la Mayor de Burgos (116 plazas) hasta las dos de 'Viuda de Cadenas' (33 plazas) en la capital leonesa.

Baremo para la admisión

La administración regional publica cada curso un baremo para la admisión de los niños y lo que más cuenta es que ambos padres trabajen o haya un impedimento justificado para atender al menor o que conviva con solo uno de sus progenitores (6 puntos) con un empleo. También tiene la misma puntuación que las rentas de la unidad familiar sean iguales o inferiores al IPREM, aunque baja a medida que se alejan estos ingresos. También se valora la condición de familia monoparental y numerosa así como la proximidad del domicilio o del trabajo de los padres.

La máxima puntuación, además de la renta familiar, recae para los padres que trabajen y no pueden cuidar a sus hijos. No en vano, la Consejería recuerda que el objetivo principal de las escuelas infantiles públicas de la Junta es facilitar la compatibilización de la vida laboral y familiar. Además, se caracterizan por su “marcado componente social” al tener programas específicos para niños protegidos o tutelados por la administración, hijos de mujeres víctimas de violencia de género o reservas por discapacidad.

De entrada, cada escuela infantil de la Junta reserva hasta un 10 por ciento de las plazas por aula para niños con discapacidad igual o superior al 33 por ciento que pudieran requerir, durante su escolarización o un período de la misma, determinados apoyos o atenciones educativas específicas. De no ser cubiertas estas plazas reservadas en el plazo de matrícula, se ofrecen en régimen general como vacantes extraordinarias.

Supuestos especiales

Las 30 guarderías de la Comunidad también están disponibles a lo largo de todo el curso para supuestos especiales de admisión por circunstancias sociofamiliares como, por ejemplo, la adopción de medidas protectoras de tutela o guarda del niño; cuando exista violencia de género o hubiera quedado en lista de espera algún menor nacido de parto múltiple o adopción simultánea cuyo hermano o hermanos hubieran resultado admitidos en el proceso general de admisión. De ahí que siempre haya algunas plazas vacías para estos casos excepcionales.