El Príncipe considera «ineludible» que las empresas formen a los estudiantes

eldiadevalladolid.com
-

El centro Juan Herrera se vistió ayer de gala para la apertura del curso académico, presidido por los Príncipes de Asturias

Los Príncipes de Asturias presiden el acto de apertura del curso de Formación Profesional 2012-2013. - Foto: ICAL

El príncipe de Asturias considera «ineludible y urgente» que las empresas participen de manera directa en la formación de los alumnos con el objetivo de incrementar la empleabilidad de los jóvenes, cuya tasa de paro se encuentra en el 50%. «Estoy seguro de que las empresas españolas, y las que no lo son pero operan en nuestro país, aprecian los beneficios que les puede reportar tener una participación directa en la formación inicial de potenciales trabajadores», afirmó.


Así lo señaló el Príncipe, quien presidió ayer junto con su esposa la Princesa Letizia el acto oficial de inauguración del curso académico 2012-2013 de Formación Profesional en el Centro Integrado Juan de Herrera, donde estuvo acompañado, entre otras muchas personalidades, del ministro de Educación, José Ignacio Wert, y el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera. En su exposición valoró la importancia de este tipo de enseñanzas en la actualidad y remarcó que requieren todo el apoyo institucional y «prestigio social» porque «es clave» para el futuro del sistema productivo y para la empleabilidad «de una parte importante» de la población que se incorpora al mercado laboral.


En este sentido, consideró que esta apertura de curso es 2una oportunidad» para animar la modernización y la mejora que se quiere imprimir a la FP y que es, a su juicio, «reflejo de los profundos cambios que han experimentado los sistemas de producción como consecuencia de la incorporación de las nuevas tecnologías».


Precisamente, recalcó que la FP, por su estrecha relación con la economía real, se encuentra «inmersa» en un proceso de adaptación a las demandas que la sociedad exige para ser «competitivo». Así, explicó que la oferta de ciclos tiene como meta la síntesis de las enseñanzas más tradicionales con las técnicas de producción y gestión más avanzadas.


No olvidó en su intervención felicitar al centro, que este curso cumple 60 años, por «su impulso del espíritu emprendedor, fundamental para combatir las alarmantes cifras de paro y facilitar el crecimiento de la economía». Una felicitación que hizo extensiva a «sus responsables, profesores y alumnos» por la elección de este centro que representa a las instituciones y centros de FP de toda España.

Automoción. El Juan de Herrero es uno de los 23 de este tipo que hay en la Comunidad, dispone este curso de más de 500 alumnos, tiene convenios con 150 empresas e inserta al 60% de sus estudiantes en el mundo laboral, si bien antes de la crisis económica el 100 por 100 de sus alumnos se colocaban en el mercado laboral al finalizar sus estudios.


Los príncipes de Asturias fueron testigos de toda la actividad que se desarrolla en el centor en una visita previa al acto de inauguración, donde recorrieron en algo menos de una hora las instalaciones del centro y donde departieron con alumnos y profesores. Pasadas las 12.20 de la mañana, los príncipes descendieron de sus vehículos para entrar en el centro donde les esperaban el ministro de Educación, José Ignacio Wert, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, acompañado de su consejero de Educación, Juan José Mateos, y del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, entre otras muchas autoridades.


Lo primero que hicieron Felipe y Letizia fue conocer los talleres de fabricación mecánica, donde se elaboran piezas para vehículos con torno y fresa. Después, pudieron ver cómo los alumnos utilizaban distintas técnicas para reparar vehículos en el taller de carrocería y, para finalizar, conocieron el prototipo de vehículo eléctrico construido por alumnos de este centro y del Trinidad Arroyo de Palencia, junto con la empresa Actuaria. Proyecto con el que han competido en Cartagena en el certamen ‘Solarred’.


Tras el acto de apertura oficial, que se celebró en el salón de actos de la Escuela Oficial de Idiomas, edificio colindante al centro, los príncipes departieron con el personal del centro y con las distintas autoridades e invitados al acto. Tras unos minutos de charla, los príncipes parecían dirigirse a sus vehículos oficiales, pero el príncipe Felipe cambió el rumbo y se acercó, junto con la princesa, a las personas que se congregaban a la entrada del colegio para saludarles y ello a pesar de que antes de tomar esa decisión se escuchaban algunos gritos que no evitaron que el heredero a la Corona y su esposa se acercaran a saludar, una vez que se había disuelto la manifestación convocada por distintos colectivos educativos, que también acudieron al acto.