Preocupación en las bodegas por posibles aranceles en EEUU

R. Gris
-

Valladolid realizó 1.457 exportaciones de vino a Norteamérica por valor de 11,4 millones en 2018. Las DO ven un obstáculo el anuncio de Trump de nuevas tasas a la comercialización de Europa

Preocupación en las bodegas por posibles aranceles en EEUU

Un nuevo problema a la vista para las denominaciones de origen Rueda y Ribera del Duero. Ambas han mostrado esta semana su preocupación después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la posibilidad de incrementar los aranceles que deben pagar las bodegas por comercializar sus caldos en el país. El presidente expuso que los productores de vino de California le habían pedido que aumentara las tasas a los vinos europeos, ya que consideran que ellos pagan una cuota mucho más elevada a la hora de comercializar sus vinos en el Viejo Continente. 
Esta circunstancia supondría un fuerte varapalo para las bodegas vallisoletanas que ven en el mercado vallisoletano «un gran potencial de futuro» que se podría ver truncado en el caso de que tuvieran que encarecer los precios de sus vinos para sufragar el aumento del coste de las tasas de las exportaciones. 
Según los datos que maneja en la base de datos de aduanas de las cámaras de comercio, las bodegas vallisoletanas hicieron 1.457 operaciones comerciales para vender vino en Estados Unidos por valor de 11,4 millones de euros y con un peso de 1.694.470 kilogramos. Una cantidad que ha ido en aumento durante los últimos ejercicios. 
El director general de la Denominación de Origen Rueda, Santiago Mora, manifestó que las bodegas están «muy preocupadas» por el anuncio del presidente estadounidense. «El 1,5 por ciento de todas las ventas que se realizan en la denominación se hacen en Estados Unidos», comentó. Pero Mora restó importancia a este porcentaje y sí quiso hacer hincapié en la relevancia del mercado. «Se trata del principal exportador de vino del mundo». Mora manifestó que esta circunstancia llega también después de la incertidumbre que están viviendo las bodegas por la posibilidad de que Inglaterra salga de la Unión Europea. «Esta circunstancia también crea un escenario de incertidumbre que no es favorable para que continuemos mejorando el nivel de exportaciones». 
Por su parte, el presidente de la Denominación de Origen Ribera del Duero, Enrique Pascual, manifestó una idéntica preocupación ante la amenaza del presidente de Estados Unidos, ya que aclaró que el aumento de los aranceles supondría de forma inevitable una subida de los precios de los vinos y, por tanto, una pérdida automática de la competitividad. Pascual recordó que durante los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo por parte del Consejo Regulador y también por parte de las propias bodegas para abrir el camino de la implantación de sus vinos en el país norteamericano y ahora esa noticia supondría «un paso atrás» en la llegada de Ribera de Duero a EEUU. 
Ambos responsables de las dos denominaciones de origen manifestaron que se han hecho durante los últimos años varias campañas conjuntas para conseguir que las marcas de los vinos consigan tener un espacio propio dentro de los establecimientos comerciales. Acciones que consideran pueden quedar en el aire en el caso de que finalmente, el presidente Trump oficialice la imposición de nuevos aranceles para los vinos españoles. Ambos consideran también que, a pesar de que la amenaza ha ido encaminada en un principio contra los vinos franceses, los españoles también se verían afectados ya que las nuevas tarifas. «Esperemos que solo sea una guerra de palabras para posicionarse y al final no se apruebe nada», destacó Mora.