Carnero y López, espadas en alto por la Diputación

M.R.I-R.G.
-

Los responsables provinciales del PP y el PSOE afrontan las municipales con los papeles cambiados. Los problemas internos de los socialistas se han amortiguado y el tradicional cierre de filas y estabilidad de los 'populares' se ha dinamitado

140618JT_0044.JPG - Foto: J.T.

La batalla electoral por la Diputación está más abierta que nunca. Las encuestas lo avanzan y los partidos asumen que el fin del bipartidismo, también en la provincia, puede dar lugar a cambios importantes en el panorama político. El tópico de cada voto cuenta y que un concejal más o menos puede suponer la gobernabilidad de un ayuntamiento sirve también para tomar el pulso en la institución provincial, donde por primera vez no se conocerá oficialmente ninguno de los nombres que podrían presidirla.
La situación más llamativa, por inédita, se da en el Partido Popular, donde el presidente provincial, que obstante la máxima responsabilidad en la Diputación durante los últimos ocho años, no repite oficialmente como candidato. Y aquí esta el meollo de la cuestión porque Carnero, que primero anunció su intención de no repetir en el cargo, se ha postulado para el mismo en numerosas ocasiones, pero Génova ha decidido no anunciar quién será su candidato y deja la puerta abierta a otras opciones. Una situación que no le desanima y esta semana, durante la presentación del programa ‘popular’ para la provincia, reitero sus «ganas, fuerza e ilusión» para ser reelegido. Además, apunta que cuenta con el apoyo de muchos alcaldes. «Las manifestaciones que me hacen, me llegan muy dentro. En ese sentido, eso es una fuerza inesperada y tan grande que incluso me llega de regidores que no son de mi partido. Y, por tanto, eso me llena de orgullo y responsabilidad, pero sobre todo de ganas de seguir al frente y en ello voy a estar», asegura Carnero.
En el PSOE nunca se hace oficial el candidato a la Diputación aunque la secretaria provincial y alcaldesa de Medina, Teresa López, aspira a convertirse en la primera presidenta de la institución. «La Diputación se resiste a la mujeres porque hace muchos años que está en manos del PP, y si gana seguiría gobernando un hombre. Si la gana el PSOE, y los compañeros lo tienen a bien, sería presidida por una mujer», apunta. En este sentido, la socialista se felicita porque hacía mucho tiempo que su partido no vivía una campaña «tan dulce» y con tanta «ilusión» por el empujón del resultado de las generales. «Salir sabiendo que vamos a gobernar, y que el PSOE se afianza en toda las regiones, es una alegría». Aunque también asegura que este momento «dulce, cohesionado y unido» se da por la «fuga» de nombres como la Soraya Rodríguez y otros nombres históricos del PSOE provincial. «Aportaban mucha tensión y problemas, y lo digo casi con dolor. Cuando esas personas relevantes, como Soraya Rodríguez, se vuelven en contra de la militancia y deciden hacer una carrera por su cuenta, sin seguir el mandato de las bases, ya no aportan nada al partido».
En el Partido Popular la herida deriva de los «malísimos» resultados el 28-A. «No queda otra que ponerse manos a la obra», apunta Carnero. El presidente ‘popular’ explica que en esta campaña sus candidatos se están centrado en explicar «con claridad y de manera diáfana cuál es nuestro proyecto, que se centra e unos valores muy claros: persona, familia y la unidad de España, pero también de gestión en los distintos gobiernos nacionales, regionales y en la Diputación provincial. Somos un partido de Gobierno». En este sentido, Carnero reitera que su partido es el único que presenta un programa para la institución provincial porque tienen «vocación» de Gobierno. «Es un contrato con los vecinos. Y en ese sentido va nuestra campaña: explicar con claridad nuestros proyectos y valores para mejorar la vida de los ciudadanos». Unas propuestas que espera que les ayuden a recuperar los pueblos del alfoz y Medina del Campo, lugares claves para mantener la Diputación. 
Por su parte, Teresa López asegura que no ha echado cuentas para ver cómo su partido puede recuperar la Diputación, aunque apunta que quedándose como están, ya el PP perdió la mayoría absoluta en 2015, ya podrían gobernar. «Si incrementamos el número de votos, concejales o municipios donde gobernamos será fácil lograrlo». La socialista apunta que si piensa en gobernar en la Diputación es porque quiere «cambiar» la forma de vida que existe «ahora» en los pueblos. En este sentido, explica que proponen «mas autonomía municipal y del alcalde, menos subvenciones dirigidas y finalistas, menos lavar la cara a la Junta con la asunción de competencias impropias que vacían las arcas de la institución y mucho más destinar los recursos a los municipios, y no a tantos lugares donde se va el dinero de la Diputación y en nada beneficia a los municipios».
Una crítica que choca con la defensa que ha Carnero de su gestión, done defiende el papel de las diputaciones y reivindica su papel en la «defensa y desarrollo» del mundo rural. Por eso, explica que su programa es de un partido «con vocación de Gobierno» y un «compromiso con las personas, los pueblos y los ayuntamientos». En este «contrato» con los vecinos, el presidente del PP prioriza «garantizar» la conectividad de las personas en cualquier punto de la provincia. 
Un punto en el que coinciden los máximos responsables del PP y del PSOE es en el de que hay que redoblar los esfuerzos para frenar la sangría de la despoblación. En este punto los ‘populares’ aseguran que quieren lograr el «equilibrio» de la provincia y defienden que se necesitan medidas para «mejorar» la calidad de vida en el mundo rural y asentar población. Así, desgrana medidas para apoyar a las pymes y los autónomos «para generar empleo y oportunidades para todos». También destaca el papel del Plan Impulso como «dinamizador» de la economía, además del fomento del teletrabajo o la celebración de una feria enogastronómica.
Por su parte, Teresa López defiende que la despoblación se combate con medidas «claras, firmes y atacándola de raíz, no diciendo que se va a hacer». Se compromete a mantener servicios en los municipios, con una buena red de comunicaciones, manteniendo los consultorios, las escuelas,... «Es una tarea que tiene mucho que ver con el esfuerzo y las ganas de combatirla. Si recortamos servicios la gente se va, pero si hay empresas se asienta la población en el mundo rural».
En el ideario de ambos candidatos también hay propuestas de igualdad. «A algunos se les llena la boca con las políticas de igualdad pero la derecha solo las defiende sobre el papel. Queda mucho por hacer. A mí, que llevo ocho años en Alcaldía, sigo sufriendo ataques a mi persona, a mi pelo, a mi ropa,... eso es intolerable. Eso no se le hace a un hombre», denuncia López.